Niágara, 1814: La invasión final, Jon Latimer

Niágara, 1814: La invasión final, Jon Latimer


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Niágara, 1814: La invasión final, Jon Latimer

Niágara, 1814: La invasión final, Jon Latimer

Campaña 209

Esta entrada en la serie de campañas de Osprey analiza una de las campañas finales de la guerra en gran parte olvidada de 1812: la campaña de Niágara de 1814, en la que Estados Unidos hizo su último intento de apoderarse del territorio canadiense.

Dada la relativa oscuridad de la guerra de 1812, me hubiera gustado ver una introducción que ofreciera un esquema general de la lucha en la frontera canadiense. En cambio, la introducción comienza a fines de 1813 y nos lleva a través de la lucha intermitente durante el invierno de 1813-14 y los cambios en la estructura de mando estadounidense.

La campaña de Niágara tuvo muy poca importancia para el curso de la guerra, pero vio a las tropas estadounidenses vencer a los regulares británicos por primera vez durante la Guerra de 1812, y fue un momento clave en la carrera de Winfield Scott. Las batallas de Chippawa y Lundy en particular hicieron que el ejército de los Estados Unidos recuperara su confianza después de algunos fracasos vergonzosos a principios de la guerra.

Este libro se centra mucho en la campaña en sí, que ocupa 60 páginas de las 96, más que en algunas entradas de la serie Campaña. Las batallas individuales están bien descritas, con abundante material contemporáneo relevante y una buena mezcla de ilustraciones.

Este libro es probablemente de mayor valor para cualquier persona interesada en el desarrollo del Ejército de los EE. UU., Que tuvo sus primeros éxitos importantes después de la guerra revolucionaria durante esta campaña.

Capítulos
Orígenes de la campaña
Cronología
Comandantes opuestos
Planes opuestos
La campaña de Niágara
Secuelas
Los campos de batalla de hoy

Autor: Jon Latimer
Edición: Tapa blanda
Páginas: 96
Editorial: Osprey
Año: 2009

.

Autor: Autor
Edición: Tapa blanda
Páginas: pp
Editorial: pub
Año: autor



El mundo de Gord

Con el 200 aniversario de la guerra de 1812 acercándose rápidamente, muchos sitios históricos de ese período se están arreglando y se está escribiendo nuevo material sobre la guerra y sus batallas.

He leído y estudiado el conflicto durante bastantes años y ahora me gusta concentrarme en campañas, batallas o personas involucradas en el conflicto.

Estaba bastante emocionado cuando vi Niagara 1814: The Final Invasion.

La Guerra de 1812 (o la Guerra de los Estados Unidos como se la conoce en Gran Bretaña) tiene la extraña distinción de ser una guerra en gran parte olvidada por sus dos principales participantes. A pesar de haber sido eclipsada por las guerras napoleónicas en Europa, la guerra de 1812 vio a estadounidenses, británicos, canadienses y nativos americanos librar un creciente conflicto brutal a lo largo de la frontera.

En 1814, con la guerra llegando a su fin en Europa, los estadounidenses decidieron lanzar una última gran ofensiva terrestre en un intento de apoderarse de Canadá. Aunque los intentos anteriores habían terminado con mayor frecuencia en desastres, el ejército estadounidense de 1814 contenía varias unidades altamente capacitadas bajo un liderazgo competente, incluido el legendario Winfield Scott. Esta última campaña de Niágara vio una serie de batallas campales que incluyeron Chippawa, Lundy''s Lane y Cook''s Mill, donde los Bluecoats estadounidenses igualaron a los británicos tiro por tiro. Sin embargo, debido a la mala planificación en los niveles más altos de la oficina estadounidense, la campaña finalmente fue un fracaso y el resultado aseguró la supervivencia de Canadá como un estado independiente.

Un investigador aclamado por la crítica sobre la guerra de 1812, el autor John Latimer presenta una nueva mirada a una campaña a menudo olvidada pero de crucial importancia en la historia de América del Norte.

La mayoría de los libros escritos han sido escritos por autores / historiadores canadienses y estadounidenses, por lo que fue muy interesante leer uno escrito desde el punto de vista británico. Latimer describe el período y las batallas de una manera muy efectiva, completa y entretenida. Aprendí cosas de este libro. También hizo bien en describir cómo los eventos con Napoleón no solo afectaron la guerra en Canadá, sino cómo las decisiones tomadas también afectaron la fuga de Napoleón y la Batalla de Waterloo, algo que rara vez se mira.

Está bien ilustrado, aunque las impresiones en color de Graham Turner me parecieron bastante ineficaces. Cuando vi la portada del libro, casi lo devolví, pensando que era un libro para niños por la calidad del dibujo. Todas las caras de las fuerzas inglesas mostradas eran iguales. ¡Quizás eran trillizos!

Los mapas estaban bien dibujados, con una excelente descripción adjunta en cuanto al orden de los eventos.

Me reí de una línea, que demostró que fue escrita por alguien de Inglaterra. "Izard había volado Fort Erie en una exhibición pirotécnica digna de la Noche de Guy Fawkes". Si no hubiera visto "V de Vendetta", ni siquiera sabría quién era Guy Fawkes.


Niágara 1814: La invasión final

La Guerra de 1812 (1812-1814) tiene la extraña distinción de ser una guerra en gran parte olvidada por sus dos principales participantes. A pesar de haber sido eclipsada por las guerras napoleónicas en Europa, la guerra de 1812 vio a estadounidenses, británicos, canadienses y nativos americanos librar un creciente conflicto brutal a lo largo de la frontera.

En 1814, con la guerra llegando a su fin en Europa, los estadounidenses decidieron lanzar una última gran ofensiva terrestre en un intento de apoderarse de Canadá. Aunque los intentos anteriores habían terminado con mayor frecuencia en desastres, el ejército estadounidense de 1814 contenía varias unidades altamente capacitadas bajo un liderazgo competente, incluido el legendario Winfield Scott. Esta campaña final de Niágara vio una serie de batallas campales que incluyeron Chippawa, Lundy's Lane y Cook's Mill, donde los Bluecoats estadounidenses igualaron a los británicos tiro por tiro. Sin embargo, debido a la mala planificación en los niveles más altos de la oficina estadounidense, la campaña finalmente fue un fracaso y el resultado aseguró la supervivencia de Canadá como un estado independiente.

Un investigador aclamado por la crítica sobre la guerra de 1812, el autor John Latimer presenta una nueva mirada a una campaña a menudo olvidada pero de crucial importancia en la historia de América del Norte.


Principales reseñas de India

Principales reseñas de otros países

"Niagara 1814" es una entrada de primera categoría de la serie de campañas de águilas pescadoras centrada en las últimas batallas terrestres a lo largo de la frontera canadiense cuando la guerra de 1812 llegó a su fin. Las tropas estadounidenses bien entrenadas ("Esos son habituales, por Dios") se levantaron por primera vez como iguales a sus oponentes británicos y canadienses, pero en una campaña inconclusa que hizo poco más que establecer conversaciones de paz en 1815.

La introducción actualiza al lector sobre el estado de la guerra de 1814 y lo que estaba en juego en 1814. Una cronología de la campaña de Niágara va seguida de descripciones de los comandantes opuestos, sus ejércitos y sus planes. La narrativa de la campaña de Niágara sigue la lucha desde Chippawa hasta Lundy's Lane y Fort Erie, con un valioso viaje a Platsburgh, Nueva York. El texto se complementa con una colección muy bonita de mapas, diagramas, ilustraciones y fotografías.

La perspectiva del autor británico Jon Latimer es a la vez honesta y un cambio refrescante de las historias de la campaña y la guerra centradas en Estados Unidos. Al mismo tiempo, Latimer logra que ambas partes rindan cuentas de sus éxitos y fracasos. "Niagara 1814" es una lectura realmente fascinante y muy recomendada.

El autor, Jon Latimer, hizo un gran trabajo al dividir la campaña de Niágara en sus diversas batallas componentes. El libro está bien escrito y la secuencia de eventos es fácil de seguir.

El libro cubre de manera efectiva las batallas principales de Chippawa, Lundy's Lane, Plattsburgh y el asedio de Fort Erie. Estos compromisos están cubiertos con suficiente detalle para permitir al lector seguir fácilmente la acción. El libro también cubre los compromisos menores en Conjocta Creek, Cook's Mills y Malcolm's Mills, y la salida estadounidense de Fort Erie. Aunque el detalle no es tan extenso como las batallas principales, el autor aún hace un gran trabajo al describir estos enfrentamientos.

Los mapas de la campaña son claros, despejados y fáciles de leer. Cada mapa indica la unidad militar principal involucrada, la ruta de avance y los puntos de referencia geográfica relevantes. Las batallas de Chippawa, Lundy's Lane y Fort Erie también se complementan con mapas 3D a vista de pájaro. Todos estos mapas proporcionan la cantidad justa de información.

El libro contiene una amplia variedad de dibujos en blanco y negro y en color. El autor también incluyó tres ilustraciones en color de dos páginas. Estos dibujos le dan al lector una idea excelente de los eventos descritos en el texto adjunto.

Al principio, el autor describe a los distintos oficiales al mando. Estas descripciones son reveladoras cuando sus decisiones y conducta se describen más adelante en el libro. Otra parte útil son las Órdenes de Batalla. Esta lista concisa es una herramienta de referencia extremadamente útil para el lector.

En pocas palabras: esta es una narrativa bien escrita y fácil de leer. El autor hizo un excelente trabajo al describir las diversas batallas para pintar el panorama general de la campaña. Esta narrativa se apoya luego con una amplia variedad de ilustraciones. El lector sin duda se marchará con una clara comprensión de esta campaña.


Niágara, 1814: La invasión final, Jon Latimer - Historia

La guerra de 1812 tiene la extraña distinción de haber sido olvidada en gran medida por sus dos principales participantes. En 1814, los estadounidenses lanzaron una última ofensiva en un intento de apoderarse de Canadá. Esta campaña de Niágara vio una serie de batallas campales que incluyeron Chippawa, Lundyaposs Lane y Cookaposs Mill. Sin embargo, debido a una mala planificación, la campaña fracasó. Engelse Boeken Geschiedenis politiek Alle geschiedenis politiek Engelse Boeken> Geschiedenis politiek> Alle geschiedenis politiek Tapa blanda, [PU: Osprey Publishing]

Ilustrador: Turner, Graham, Osprey Publishing, Paperback, Auflage: Illustrated, 96 Seiten, Publiziert: 2009-05-10T00: 00: 01Z, Produktgruppe: Book, Hersteller-Nr .: OSPCAM209, 0.3 kg, Verkaufsrang: 382340, Gran Bretaña , Europa, Historia, Temas, Libros, Siglo XIX, Estados Unidos, América, Canadá, Política, Filosofía y Ciencias Sociales, Operaciones de Guerra y Defensa, Guerra y Defensa, Formato: Ilustrado, Editorial Osprey, 2009

Ilustrador: Turner, Graham, Osprey Publishing, Paperback, Auflage: Illustrated, 96 Seiten, Publiziert: 2009-05-10T00: 00: 01Z, Produktgruppe: Book, Hersteller-Nr .: OSPCAM209, 0.3 kg, Verkaufsrang: 382340, Gran Bretaña , Europa, Historia, Temas, Libros, Siglo XIX, Estados Unidos, América, Canadá, Política, Filosofía y Ciencias Sociales, Operaciones de Guerra y Defensa, Guerra y Defensa, Formato: Ilustrado, Editorial Osprey, 2009

Ilustrador: Turner, Graham, Osprey Publishing, Paperback, Auflage: Illustrated, 96 Seiten, Publiziert: 2009-05-10T00: 00: 01Z, Produktgruppe: Book, Hersteller-Nr .: OSPCAM209, 0.3 kg, Verkaufsrang: 382340, Gran Bretaña , Europa, Historia, Temas, Libros, Siglo XIX, Estados Unidos, América, Canadá, Política, Filosofía y Ciencias Sociales, Operaciones de Guerra y Defensa, Guerra y Defensa, Formato: Ilustrado, Publicación Osprey, 2009


La batalla de Lundy & # 39s Lane, 25 de julio de 1814, Un estudio histórico - por Ernest Cruikshank (Guerra de 1812) (Reimpresión facsímil de la tercera edición de 1893 por The Lundy & # 39s Lane Historical Society, Niagara Falls, Ontario)

Cruikshank, Ernest, (E A) Capitán 44. ° Batallón (Welland)

Publicado por Niagara Falls, ON .: The Lundy & # 39s Lane Historical Society, 1984 (reimprime la tercera edición de 1893), primera edición facsímil, primera impresión, Niagara Falls, Ontario, 1984


Contenido

Los residentes tanto de Estados Unidos como de Canadá creían ampliamente que sus propios países habían ganado la guerra. [5] Cada país joven vio su victoria auto percibida y el establecimiento de la frontera entre ellos como una base importante de su creciente nacionalidad. Por otro lado, los británicos, que habían estado preocupados por el desafío de Napoleón en Europa, prestaron poca atención a lo que para ellos era una disputa periférica y secundaria, una distracción de la tarea principal que tenían entre manos. Según Kenneth Kidd escribiendo para el Estrella de Toronto en enero de 2012, "[se ha] vuelto axiomático entre los historiadores que los canadienses saben que ganaron la guerra de 1812, los estadounidenses de alguna manera creen que ganaron, y los indios, que continuarían cediendo tierras a la expansión estadounidense, definitivamente saben que perdieron, a pesar de luchando junto a los regulares británicos y la milicia canadiense ". [6]

Una interpretación popular, especialmente en Canadá, es la de una victoria británica o canadiense y una derrota estadounidense. [7] [8] [9] [10] [11] Otra interpretación popular, sostenida principalmente en los Estados Unidos, es la de una victoria estadounidense. [12] [13] [14] [15] En una entrevista de 2012 en El monitor de la ciencia cristiana, Donald Hickey dijo: "Según mi cuenta, perdimos la Guerra de 1812 y perdimos Vietnam. Esa no es una opinión generalizada en los Estados Unidos sobre la Guerra de 1812. La opinión común es que la guerra terminó en empate". [7] Según Claire Turenner Solander escribiendo en 2014, "los canadienses están unificados (porque participamos en nuestra diversidad en la guerra bajo la Corona británica, que es nuestra verdadera herencia) y somos distintos de los Estados Unidos (porque ganamos, y porque somos británicos) ". [8] Según Troy Bickham, la victoria estadounidense en Nueva Orleans "no tuvo un impacto en el resultado de la guerra", pero dio forma a "cómo los estadounidenses recibieron el final de la guerra al crear la ilusión de una victoria militar". [dieciséis]

Si bien la memoria popular estadounidense incluye la captura británica y la quema de Washington en agosto de 1814 [17] [ verificación fallida ] que requirió su extensa renovación, se centró en las victorias en Baltimore, Plattsburgh y Nueva Orleans para presentar la guerra como un esfuerzo exitoso para afirmar el honor nacional estadounidense, la "segunda guerra de la independencia" en la que el poderoso Imperio Británico fue humillado y humillado. . [13] En un discurso ante el Congreso el 18 de febrero de 1815, el presidente James Madison proclamó la guerra como una completa victoria estadounidense. [9]

Esta interpretación de la guerra fue y sigue siendo la visión estadounidense dominante de la guerra. [9] El periódico estadounidense Registro de Niles anunció en un editorial el 14 de septiembre de 1816 que los estadounidenses habían aplastado a los británicos, declarando que "dictamos virtualmente el tratado de Gante a los británicos". [9] Una minoría de estadounidenses, en su mayoría asociados con los federalistas, consideró la guerra una derrota y un acto de locura por parte de Madison, preguntando cáusticamente por qué la Corona británica no cedió la Norteamérica británica a los Estados Unidos, si los estadounidenses lo eran " dictando "los términos del Tratado de Gante. [9] Sin embargo, la visión federalista de la guerra no es la principal memoria estadounidense de la guerra. [9] El congresista George Troup, quien dijo en un discurso en 1815 que el Tratado de Gante era "la gloriosa terminación de la guerra más gloriosa jamás librada por cualquier pueblo", expresó la opinión popular estadounidense y el recuerdo de la guerra. [9]

Los estadounidenses también celebraron la exitosa defensa estadounidense de Fort McHenry en septiembre de 1814, que inspiró la letra de lo que se adoptó como el himno nacional de los Estados Unidos, llamado El estandarte estrellado. [18] Los capitanes de la Armada de los Estados Unidos se convirtieron en héroes populares, y se produjeron placas conmemorativas con las imágenes de Decatur, Issac Hull y Charles Stewart, convirtiéndose en artículos populares. Muchas de estas placas se fabricaron en Inglaterra. La marina se convirtió en una institución apreciada, alabada por las victorias que obtuvo contra viento y marea. [19] Después de enfrentamientos durante las acciones finales de la guerra, los Marines de los Estados Unidos habían adquirido una reputación como excelentes tiradores, especialmente en acciones de barco a barco. [20]

En el Alto Canadá, los leales vieron la Guerra de 1812 como una victoria, ya que habían defendido con éxito a su país de una toma de poder estadounidense. [21] Una consecuencia a largo plazo de los éxitos de las milicias canadienses fue la opinión, ampliamente sostenida en Canadá al menos hasta la Primera Guerra Mundial, de que Canadá no necesitaba un ejército profesional regular. [22] Si bien las milicias canadienses habían desempeñado un papel fundamental en varios compromisos, como en la Batalla del Chateauguay, [ dudoso - discutir ] Fueron las unidades regulares del ejército británico, incluidos los regimientos de Fencible reclutados en la América del Norte británica, las que aseguraron la exitosa defensa de Canadá. [ cita necesaria ]

El ejército de los Estados Unidos había hecho varios intentos de invadir Canadá y los canadienses habían defendido su territorio. Sin embargo, los británicos no dudaban de que el territorio escasamente poblado seguiría siendo vulnerable en otra guerra. En 1817, el almirante David Milne escribió a un corresponsal: "No podemos quedarnos con Canadá si los estadounidenses nos declaran la guerra de nuevo". [23] El Canal Rideau se construyó más tarde para tal escenario. [ cita necesaria ]

En el siglo XXI, fue una guerra olvidada en Gran Bretaña, [24] aunque todavía se recuerda en Canadá, especialmente en Ontario. [ dudoso - discutir ] En una encuesta de 2009, el 37% de los canadienses dijo que la guerra fue una victoria canadiense, el 9% dijo que Estados Unidos ganó, el 15% dijo que era un empate y el 39% dijo que sabía muy poco para comentar. [25] Una encuesta de 2012 encontró que en una lista de elementos que podrían usarse para definir la identidad de los canadienses, la creencia de que Canadá repelió con éxito una invasión estadounidense en la Guerra de 1812 ocupa el segundo lugar (25%). [26]

Militarmente, los historiadores sostienen la opinión de que la guerra terminó en empate [27] [28] [29] [30] o estancamiento, [31] [32] [33] con el Tratado de Gante cerrando una guerra que se había vuelto militarmente inconclusa . [34] Ninguno de los bandos quería seguir luchando ya que las causas principales habían desaparecido y dado que no había grandes territorios perdidos que un bando u otro pudiera reclamar por la fuerza. En la medida en que consideran que la resolución de la guerra permitió dos siglos de relaciones pacíficas y mutuamente beneficiosas entre Gran Bretaña, el Canadá británico y los Estados Unidos, los historiadores concluyen que las tres naciones fueron "los verdaderos ganadores" de la guerra de 1812. Los historiadores también añaden que el la guerra podría haberse evitado en primer lugar con una mejor diplomacia. La guerra es vista como un error para todos los involucrados porque fue mal planeada y marcada por múltiples fiascos y fracasos en ambos lados, especialmente como lo demuestran los repetidos fracasos estadounidenses para apoderarse de partes de Canadá y el fallido ataque británico en Nueva Orleans y el estado de Nueva York. York. [35] [36]

Como la guerra no tiene un ganador claro, [29] los historiadores no están de acuerdo sobre quién ganó la guerra de 1812 y han debatido su resultado durante casi dos siglos. [29] [37] Si bien la mayoría de los historiadores llegan a la posición intermedia de que fue un empate, [29] existen diferentes y complejas interpretaciones de la guerra. [38] Una encuesta de libros de texto escolares encontró que los historiadores enfatizan diferentes aspectos de la guerra de acuerdo con sus narrativas nacionales, y algunos textos británicos apenas mencionan la guerra. [39] Según Donald Hickey, una interpretación popular es que "todos estaban contentos con el resultado. Los estadounidenses estaban felices porque pensaban que habían ganado: los canadienses estaban felices porque sabían que habían ganado y los británicos eran los más felices de todos porque rápidamente se olvidó de la guerra. [.] Para los británicos, en otras palabras, el regreso a status quo ante bellum como un triunfo, ya que había demostrado que podían derrotar a la Francia napoleónica en Europa sin dejar de defenderse de la agresión estadounidense en América del Norte ". [40] Los historiadores que creen que ambas partes ganaron argumentan que sus principales objetivos se lograron cuando Gran Bretaña derrotó a Napoleón y gobernó los mares mientras que Estados Unidos restauró su independencia y honor y abrió el camino a la expansión hacia el oeste. [41] Si bien historiadores como Wesley Turner sostuvieron que ambos lados ganaron, otra interpretación sostenida por historiadores como Henry Adams estuvo cerca de sugerir que ambos lados perdido. [29]

Los historiadores que sostienen que la guerra constituyó una victoria británica y una derrota estadounidense argumentan que los británicos lograron sus objetivos militares en 1812 al detener las repetidas invasiones estadounidenses de Canadá y retener sus colonias canadienses. Por el contrario, los estadounidenses sufrieron una derrota cuando sus ejércitos no lograron su objetivo de guerra de apoderarse de parte o de todo Canadá. Además, argumentan que Estados Unidos perdió porque no pudo detener la impresión que los británicos se negaron a revocar hasta el final de las guerras napoleónicas, argumentando que las acciones estadounidenses no tuvieron ningún efecto en las Órdenes en el Consejo que fueron rescindidas antes de que comenzara la guerra. [13] [10] Si bien reconoce que la guerra "generalmente se ve como un empate", Brian Arthur sostiene que "de hecho fue una victoria británica" porque "los británicos lograron el éxito a través de un bloqueo marítimo comercial eficaz que tuvo consecuencias devastadoras en la vulnerable y subdesarrollada economía estadounidense ". [42] Troy Bickham, autor de El peso de la venganza: Estados Unidos, el Imperio británico y la guerra de 1812, considera que los británicos han luchado por una posición mucho más fuerte que los Estados Unidos, escribiendo:

Incluso atados por las guerras en curso con la Francia napoleónica, los británicos tenían suficientes oficiales capaces, hombres bien entrenados y equipo para derrotar fácilmente una serie de invasiones estadounidenses de Canadá. De hecho, en las salvas iniciales de la guerra, las fuerzas estadounidenses que invadieron el Alto Canadá fueron empujadas tan atrás que terminaron rindiendo el Territorio de Michigan. La diferencia entre las dos marinas fue aún mayor. Mientras que los estadounidenses (sorprendentemente para los contemporáneos de ambos lados del Atlántico) superaron a los barcos británicos en algunas acciones uno a uno al comienzo de la guerra, la Royal Navy mantuvo la supremacía durante toda la guerra, bloqueando la costa de los EE. UU. Y devastando las ciudades costeras, incluyendo Washington, DC Sin embargo, a fines de 1814, los británicos ofrecieron términos de paz sorprendentemente generosos a pesar de haber acumulado una gran fuerza de invasión de tropas veteranas en Canadá, supremacía naval en el Atlántico, un oponente que estaba efectivamente en bancarrota y un movimiento secesionista abierto en Nueva Inglaterra. [dieciséis]

Según Carl Benn, "[e] l objetivo principal de mantener Canadá se había cumplido a partir de 1814" mientras que "los estadounidenses se dieron cuenta de que sus propios objetivos al ir a la guerra no se podían lograr, y pensaron que lo mejor que probablemente podrían conseguir era la preservación del status quo por el que habían estado luchando tan duro para alterar ". [13] Según Andrew Lambert, "los estadounidenses comenzaron a reescribir la guerra como una victoria, explotando la ambigüedad del acuerdo diplomático logrado en el Tratado de Gante el 24 de diciembre de 1814, un status quo ante compromiso que no reflejó la profundidad de la derrota de Estados Unidos ". [43] Para Jon Latimer," Gran Bretaña se contentó con conformarse con el statu quo de 1812, y eso es lo que consiguió Gran Bretaña. Estados Unidos, en cambio, no logró ninguno de sus objetivos bélicos y, en estos términos, la guerra de 1812 debe verse como una victoria británica, por marginal que sea ". [10] Bickham considera que los británicos ofrecieron a Estados Unidos condiciones generosas en lugar de sus términos inicialmente duros, que incluían la confiscación masiva de tierras a Canadá y los nativos americanos, porque "el ministerio de Liverpool reinante en Gran Bretaña tenía un control suelto del poder y temía al público cansado de la guerra y agotado de impuestos". Para Bickham, la guerra también fue técnicamente una victoria británica "porque Estados Unidos no logró los objetivos enumerados en su declaración de guerra". [16] Por otro lado, GM Trevelyan evaluó la guerra en términos negativos para Gran Bretaña. término daño a lo que se ha llamado la "relación especial" entre Gran Bretaña y los Estados Unidos, escribiendo: "La autodefensa de las dos Canadá contra la invasión, y las tradiciones históricas que la nación naciente así adquirió, fueron un resultado importante de f la guerra. De lo contrario, se había luchado en vano. No resolvió ninguna de las cuestiones controvertidas de las que surgió ". [44] Según Trevelyan," la tradición anti-británica había obtenido una nueva vida en los Estados Unidos, cuyos oradores ahora tenían el tema de una segunda guerra contra Gran Bretaña como el segundo período romántico de su historia nacional. No se puede elogiar al gabinete conservador por la gestión de los asuntos que llevaron a esta ruptura de la paz ". [44]

Los historiadores que creen que fue un éxito estadounidense argumentan que la principal motivación fue restaurar el honor de la nación frente a la implacable agresión británica hacia los derechos neutrales estadounidenses en alta mar y en las tierras occidentales. Según Norman K. Risjord, los resultados en términos de honor satisficieron a los War Hawks. [12] [ página necesaria ] Donald Hickey pregunta: "¿El costo en sangre y tesoro justifica la decisión de Estados Unidos de ir a la guerra? La mayoría de los republicanos pensaba que sí. Al principio llamaron a la contienda una" segunda guerra de independencia ", y aunque las prácticas marítimas de Gran Bretaña nunca amenazaron realmente La independencia de la República, la guerra sí reivindicó en sentido amplio la soberanía estadounidense. Pero terminó en empate en el campo de batalla ". [14] Los historiadores argumentan que fue un éxito estadounidense acabar con la amenaza de las incursiones de las naciones indígenas, acabar con el plan británico de un santuario nativo americano semiindependiente y, por lo tanto, abrir un camino sin obstáculos para la expansión hacia el oeste. [b] Winston Churchill concluyó: "Las lecciones de la guerra se tomaron en serio. El sentimiento antiestadounidense en Gran Bretaña fue elevado durante varios años, pero nunca más se negó a los Estados Unidos un trato adecuado como potencia independiente". [45] George C. Daughan sostiene que Estados Unidos logró suficientes de sus objetivos de guerra para reclamar un resultado victorioso del conflicto y el impacto posterior que tuvo en las negociaciones en Gante. Daughan utiliza correspondencias oficiales del presidente Madison a los delegados en Gante prohibiendo estrictamente las negociaciones con respecto a la ley marítima, declarando:

Los últimos despachos de Madison [llegaron del 25 al 27 de julio de 1814] permitieron [a los delegados] simplemente ignorar toda la cuestión de los derechos marítimos. El libre comercio con la Europa liberada ya se había restablecido, y el Almirantazgo ya no necesitaba ser impresionado para tripular sus buques de guerra. El presidente consideró que con Europa en paz, las cuestiones de los derechos comerciales neutrales y la impresión podrían dejarse de lado con seguridad en aras de lograr la paz. [. ] Así, desde el inicio de las negociaciones, los desacuerdos que iniciaron la guerra y la sostuvieron fueron reconocidos por ambas partes como que ya no eran importantes. [46]

Para Daughan, los británicos dejaron de impresionar permanentemente a los estadounidenses, aunque nunca rescindieron públicamente la posibilidad de reanudar esa práctica. Los delegados estadounidenses en la reunión entendieron que era un tema muerto después de la rendición de Napoleón en 1814. [47] Además, la exitosa defensa de Baltimore, Plattsburgh y Fort Erie (una fortaleza estratégica ubicada en el Alto Canadá en el río Niágara y ocupada durante la tercera y más exitosa ofensiva en Canadá) tuvo una influencia muy favorable en las negociaciones para los estadounidenses. y provocó varias respuestas famosas de ambos lados. Henry Clay escribió a los delegados en octubre de 1814, "porque en nuestro propio país, mi querido señor, por fin debemos conquistar la paz". [48] ​​Con la creciente presión en Gran Bretaña, el duque de Wellington, cuando se le pidió que comandara las fuerzas en los Estados Unidos, escribió al conde de Liverpool el 9 de noviembre de 1814: "Confieso que creo que no tiene ningún derecho, por parte del estado de la guerra, para exigir cualquier concesión de territorio de América. [.] No has podido llevar [la guerra] [.] al territorio del enemigo, a pesar de tu éxito militar y ahora indudable superioridad militar, y ni siquiera has despejado su propio territorio en el punto de ataque [en Fort Erie]. [.] ¿Por qué estipular para uti possidetis? "[49] Daughan sostiene que el argumento de que Estados Unidos no logró capturar ningún territorio canadiense influyó en las negociaciones es una posición obsoleta y muy criticada. Revisión de Edimburgo, un periódico británico, que había guardado silencio sobre la guerra con los Estados Unidos durante dos años, escribiendo que "el gobierno británico se había embarcado en una guerra de conquista, después de que el gobierno estadounidense había abandonado sus demandas marítimas, y los británicos habían perdido. Fue una locura intentar invadir y conquistar los Estados Unidos. Hacerlo resultaría en la misma tragedia que la primera guerra contra ellos, y con el mismo resultado ". [50]

Según David Mills, el "mito de la milicia" de la victoria canadiense fue creado por las élites reaccionarias del Alto Canadá, como el Family Compact, mucho después de que terminara la guerra. La mayoría de las personas en el Alto Canadá eran leales tardíos, es decir, inmigrantes económicos de los Estados Unidos, los leales al Imperio Unido no eran un grupo distinto, alrededor del 10% de los leales eran antiguos esclavos y a la mayoría de los residentes no les importaba quién ganó la guerra y no participaron. en eso. El Family Compact privó de sus derechos a la mayoría de los residentes del Alto Canadá después de la guerra, con la idea de la lealtad que se utilizó para justificar la supresión de la disidencia. Mills sostiene que el mito se inventó para los inmigrantes que llegaron después del final de las guerras napoleónicas. La ortografía estadounidense, que había sido estándar en la provincia, fue rechazada a favor de la ortografía británica, y la población local comenzó a llamarse canadienses. [51]

Las naciones indígenas como perdedoras Editar

Los historiadores generalmente están de acuerdo en que los verdaderos perdedores de la guerra de 1812 fueron las naciones indígenas [27] [37] [52] [53] [54] y Tecumseh, cuya Confederación fue derrotada, [55] argumentando:

Los grandes perdedores de la guerra fueron los indios. Como proporción de su población, habían sufrido las mayores bajas. Peor aún, se quedaron sin ningún aliado europeo confiable en América del Norte. [. ] Las aplastantes derrotas en el Támesis y Horseshoe Bend los dejaron a merced de los estadounidenses, acelerando su confinamiento en las reservas y el declive de su forma de vida tradicional. [56]

Las naciones indígenas del Viejo Noroeste (el actual Medio Oeste) esperaban crear un estado indígena como protectorado británico. [57] Los colonos estadounidenses en el Medio Oeste habían sido bloqueados y amenazados repetidamente por incursiones indígenas antes de 1812 [ cita necesaria ] y que ahora llegó a su fin. A lo largo de la guerra, los británicos habían jugado con el terror de los tomahawks y los cuchillos arrancadores de sus aliados indígenas, ya que funcionó especialmente en la rendición de William Hull en Detroit. Para 1813, los estadounidenses habían matado a Tecumseh y habían roto su coalición de tribus. [58] Andrew Jackson luego derrotó a Creek en el suroeste. El historiador John Sugden señala que en ambos teatros, la fuerza de las naciones indígenas se había roto antes de la llegada de las principales fuerzas británicas en 1814. [59] La única campaña que los estadounidenses habían ganado de manera decisiva fue la campaña en el Viejo Noroeste, que puso a los británicos en una mano débil para insistir en un estado de naciones indígenas en el Viejo Noroeste. [57]

A pesar de la simpatía y el apoyo de comandantes como Isaac Brock, [c] Alexander Cochrane y Edward Nicolls, los legisladores en Londres incumplieron esta promesa, ya que hacer la paz tenía una mayor prioridad para los políticos. En la conferencia de paz, los británicos exigieron un estado indígena independiente en el Medio Oeste. Aunque los británicos y sus aliados indígenas mantuvieron el control sobre los territorios en cuestión (es decir, la mayor parte del Medio Oeste Superior), los diplomáticos británicos no presionaron la demanda después de una negativa estadounidense, abandonando efectivamente a sus aliados. La retirada de la protección británica les dio a los estadounidenses una vía libre que resultó en el traslado de la mayoría de las tribus al territorio indio (actual Oklahoma). [60] Según el historiador Alan Taylor, la victoria final en Nueva Orleans tuvo en ese sentido "consecuencias duraderas y masivas". [61] Dio a los estadounidenses "predominio continental" mientras dejaba a las naciones indígenas desposeídas, impotentes y vulnerables. [62]

The Treaty of Ghent technically required the United States to cease hostilities and "forthwith to restore to such Tribes or Nations respectively all possessions, rights and privileges which they may have enjoyed, or been entitled to in 1811". However, the United States ignored this article of the treaty and proceeded to expand into this territory regardless. Meanwhile, Britain was unwilling to provoke further war to enforce it. A shocked Henry Goulburn, one of the British negotiators at Ghent, remarked: "Till I came here, I had no idea of the fixed determination which there is in the heart of every American to extirpate the Indians and appropriate their territory". [63]

The Creek War came to an end, with the Treaty of Fort Jackson being imposed upon the indigenous nations. About half of the Creek territory was ceded to the United States, with no payment made to the Creeks. This was in theory invalidated by Article 9 of the Treaty of Ghent. [64] The British failed to press the issue and did not take up the indigenous cause as an infringement of an international treaty. Without this support, the indigenous nations' lack of power was apparent and the stage was set for further incursions of territory by the United States in subsequent decades. [sesenta y cinco]


Niagara, 1814: The Final Invasion, Jon Latimer - History

Published when Theodore Roosevelt was only twenty-three years old, The Naval War of 1812 was immediately hailed as a literary and scholarly triumph, and it is still considered the definitive book on the subject. It caused considerable controversy for its bold refutation of earlier accounts of the war, but its brilliant analysis and balanced tone left critics floundering, changed the course of U.S. military history by renewing interest in our obsolete forces, and set the young author and political hopeful on a path to greatness. Roosevelt's inimitable style and robust narrative make The Naval War of 1812 enthralling, illuminating, and utterly essential to every armchair historian.

Francis Scott Key's Star Spangled Banner, inspired by Fort McHenry's defense after the burning of Washington, DC, during the War of 1812, reminds Americans of a time when the United States faced a very real foreign invasion.

Arising out of a series of bitter commercial and naval disputes, and having as much to do with perceived slights to national pride as any pressing cause, the War of 1812 was never the most popular of conflicts on both sides of the Atlantic. Bogged down by their involvement in the Napoleonic conflict in Europe, the British largely relied on the power of the Royal Navy in the early years of the war.
Part of this naval strategy was to blockade the American coastline in order to strangle American commerce and bring the new nation to its knees. Nowhere was this blockade more important than in the Chesapeake Bay area, where a Royal Navy fleet under the command of Rear Admiral George Cockburn was on station. Partly in response to the sacking of York (modern Toronto), the British decided to strike at the nation's capitol, Washington, DC, and a force of Peninsular War veterans under General Robert Ross landed, defeated the Americans at the battle of Bladensburg and took Washington on August 24, 1814, burning the White House. Buoyed by this success, the British pressed on towards Baltimore. However, they were forced to withdraw at the battle of North Point, and a naval bombardment of Fort McHenry failed to reduce the fort and Baltimore was spared. With his intimate knowledge of the events in this theatre of war, Scott Sheads of Fort McHenry NPS brings these dramatic events of American history to life.

The War of 1812 (1812-1814) has the strange distinction of being a war largely forgotten by both of its main participants. Despite being overshadowed by the Napoleonic Wars raging in Europe, the War of 1812 saw Americans, British, Canadians, and Native Americans wage an increasing brutal conflict all along the border.

By 1814, with war coming to a close in Europe, the Americans decided to launch one last, major land offensive in an attempt to seize Canada. Although previous attempts had most often ended in disaster, the American army of 1814 contained several highly trained units under competent leadership including the legendary Winfield Scott. This final Niagara campaign saw a number of pitched battles including Chippawa, Lundy's Lane, and Cook's Mill, where the American Bluecoats matched the British shot for shot. However, due to poor planning at the highest levels of American office, the campaign was ultimately a failure and the result ensured the survival of Canada as an independent state.

A critically-acclaimed researcher on the War of 1812, author John Latimer presents a new look at an oft-forgotten yet crucially important campaign in the history of North America.


Bibliography of Works Consulted

This is a master listing of works consulted for research on Canadian Forts. Additional information was gathered from many third-party websites, which will not be listed here. Websites are linked within the actual fort listings. Additional information and material was also sent in by email and regular postal mail from many people around the country, and may be noted as such within the actual fort listings or on the yearly "update" pages.

Where a certain source was used for more than one province, it will be listed here only once, either under GENERAL REFERENCES, or under the first (or major) province referenced. Provincial travel guides and maps are denoted by the latest year acquired. Citations in blue indicate library sources that are not in my personal collection.

Anderson, Fred, The War that made America: A Short History of the French and Indian War , 2005, Viking Press, The Penguin Group, New York.

Canadian First World War Internment Recognition Fund, Canada's First National Internment Operations, 1914-1920 brochure, undated.

Chartrand, Ren , Forts of the American Revolution 1775-83 , 2016, Osprey Publishing Ltd., Botley, Oxford, United Kingdom.

Chartrand, Ren , The Forts of Colonial North America: British, Dutch, and Swedish Colonies , 2011, Osprey Publishing Ltd., Botley, Oxford, United Kingdom.

Chartrand, Ren , The Forts of New France in Northeast America 1600-1763 , 2008, Osprey Publishing Ltd., Botley, Oxford, United Kingdom.

Chartrand, Ren , The Forts of New France: The Great Lakes, the Plains and the Gulf Coast 1600-1763 , 2010, Osprey Publishing Ltd., Botley, Oxford, United Kingdom.

Chartrand, Ren , French Fortresses in North America 1535-1763 , 2005, Osprey Publishing Ltd., Botley, Oxford, United Kingdom.

Coles, Harry L., The War of 1812 , 1965, University of Chicago Press, Chicago.

Collins, Gilbert, Guidebook to the Historic Sites of the War of 1812 , 1998, Dundern Press, Toronto.

Dale, Ronald J., The Invasion of Canada: Battles of the War of 1812 , 2001, James Lorimer and Company, Ltd., Toronto.

Floyd, Dale E., Defending America's Coasts, 1775-1950: A Bibliography , 1985, 1997 (2nd edition), U.S. Army Corps of Engineers Office of History, Alexandria, Virginia.

Fowler, William M., Jr., Empires at War: The French and Indian War and the Struggle for North America, 1754-1763 , 2005, reprint 2006, Walker Publishing Co., Inc., New York.

Fryer, Mary Beacock, More Battlefields of Canada , 1993, Dundern Press, Toronto.

Hibbert, Christopher, Redcoats and Rebels: The American Revolution Through British Eyes , 1990, reprint 1991, Avon Books, New York.

Hickey, Donald R., The War of 1812: A Forgotten Conflict , 1989, reprint 1995, University of Illinois Press, Urbana, Illinois.

Kaufmann, J.E., and H.W. Kaufmann, Fortress America: The Forts that Defended America, 1600 to the Present (with 2004 Addendum on CD-ROM), 2004, Da Capo Press, Cambridge, Massachusetts.

Kerr, Wilfred B., The Maritime Provinces of British North America and the American Revolution , undated (1940 ?).

Latimer, Jon, 1812: War with America , 2007, The Belknap Press of Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts.

McLachlan, W.W., Radar in Canada: Royal Canadian Air Force Personnel on Radar in Canada during World War II , undated.

Meinig, D.W., The Shaping of America: A Geographical Perspective on 500 Years of History, Vol. 1: Atlantic America, 1492-1800 , 1986, Yale University Press, New Haven, Connecticut.

Moore, Christopher, The Loyalists: Revolution, Exile, Settlement , 1984, revised 1994, McClelland and Stewart, Inc., Toronto.

Morgan, David, A Brief History of Canadian Coast Artillery Units, 1871-1959 , in The Coast Defense Study Group Journal, Vol. 14, No. 4, Nov. 2000.

National Geographic Society (editors), 1812: A Traveler's Guide to the War that Defined a Continent , 2013, National Geographic Society, Washington, DC.

Newman, Peter C., Canada's Fur-Trading Empire: Three Centuries of the Hudson's Bay Company , in National Geographic Magazine , Vol. 172, No. 2, Aug. 1987, National Geographic Society, Washington.

Owens, Ann-Maureen, and Jane Yealland, Forts of Canada , 1996, Kids Can Press Ltd., Toronto, Ontario.

Parks Canada, Enemy Aliens, Prisoners of War: Canada's First World War Internment Operations, 1914-1920 brochure, undated.

Pendery, Steven R., A Survey of French Fortifications in the New World, 1530-1650 , 2010.

Sarty, Roger F., Coast Artillery, 1815-1914 , 1988, Museum Restoration Service, Bloomfield, Ontario.

Tanner, Ogden, The Old West: The Canadians , 1977, Time-Life Books Inc., Alexandria, Virginia.

Young, Richard J., Blockhouses in Canada, 1749-1841: A Comparative Report and Catalogue , 1969, reprinted in Canadian Historic Sites: Occasional Papers in Archaeology and History, No. 23 , 1980, National Historic Parks and Sites Branch, Parks Canada, Ottawa.

Zink, Robert D., Forts of Everywhere - Northern Frontier (U.S.), Southern Frontier (Canada) , in Coast Defense Study Group Journal, Vol. 8, No. 4, Nov. 1994.


Canada's Historic Places Initiative , online website:
http://www.historicplaces.ca

Hudson's Bay Company Archives , Division of Archives of Manitoba, Dept. of Culture, Heritage, and Tourism, Winnipeg, online website:
http://www.gov.mb.ca/chc/archives/hbca/index.html

National Atlas of Canada, 4th edition , 1974, Natural Resources Canada, online website:
http://atlas.nrcan.gc.ca/site/english/maps/archives/4thedition

Alberta Traveller's Guide 1995 , with Official Highway Map , Alberta Economic Development and Tourism, Edmonton, Alberta.

Alberta Parks, Writing-on-Stone Provincial Park brochure, 2012.

Alberta Parks, Writing-on-Stone Provincial Park, Park Notes - Fact Sheet brochure, 2007.

Alberta Parks, Victoria Settlement Provincial Historic Site brochure, undated.

Fort Calgary brochure, undated.

Fort Calgary Interpretive Centre site map, undated.

Fort Macleod N.W.M.P. Fort Museum brochure, undated.

The Fort - Museum of the North-West Mounted Police, Museum Visitor Guide , undated.

Fort Whoop-Up brochure, undated.

Fort Whoop-Up National Historic Site, Visitor Guide , 2013.

Halden, Terry, With their Blackfoot enemies decimated by smallpox, it was time for the Crees to avenge past defeats , in Wild West Magazine , February 2002.

Melnycky, Peter, A Veritable Canaan: Alberta's Victoria Settlement , 1997, Friends of Fort Victoria Historical Society, Edmonton, Alberta.

Parks Canada, Rocky Mountain House National Historic Site brochure, undated.

Parks Canada, Rocky Mountain House NHS , site map, undated.

British Columbia Travel Guide 1995 , with Official Highway Map , Tourism British Columbia, Victoria, British Columbia.

Gilbert, Catherine M., Yorke Island and the Uncertain War: Defending Canada's Western Coast During WWII , 2012, Ptarmigan Press, Campbell River, British Columbia.

Hayes, Derek, Historical Atlas of the Pacific Northwest: Maps of Exploration and Discovery , 1999, revised 2000, Sasquatch Books, Seattle, Washington.

Lawry, Nelson H., and Jack A. Drysdale, Installation Confirmed of the Second 75mm Gun at Prince Rupert , in The Coast Defense Study Group Journal, Vol. 10, No. 4, Nov. 1996.

Moogk, Peter N., Vancouver Defended: A History of the Men and Guns of the Lower Mainland Defences, 1859-1949 , 1978, Antonson Publishing Ltd., Surrey, British Columbia.

Morgan, David, Fact, Fiction, and U.S. Military Intelligence: Esquimalt Fortifications from 1890 to 1905 , in The Coast Defense Study Group Journal, Vol. 10, No. 3, Aug. 1996.

Morgan, David, Forts of the Canadian West Coast - Victoria/Esquimalt Defenses , in The Coast Defense Sudy Group Journal, Vol. 9, No. 2, May 1995.

Morgan, David, Prince Rupert Defenses, 1938-1945 , in The Coast Defense Study Group Journal, Vol. 14, No. 2, May 2000.

Morgan, David, Addendum to "Prince Rupert Defenses, 1939-1945" , in The Coast Defense Study Group Journal, Vol. 14, No. 3, Aug. 2000.

Morgan, David, U.S. Guns in Canadian Service - Pacific Coast , in Coast Defense Study Group News, Vol. 3, No. 1, Feb. 1990.

Nicholson, G.W.L., Pacific Coast Artillery in Canadian Service , 2012, Service Publications, Ottawa.

Parks Canada, Fort Rodd Hill and Fisgard Lighthouse National Historic Sites: Walking Guide brochures, undated (2001 ?), 2012.

Parks Canada, Fort Langley National Historic Site brochure, undated.

Parks Canada, Fort Langley NHS, Interpretive Site Map , undated.

Parks Canada, Fort St. James National Historic Site of Canada brochure, undated (2006 ?).

Rowse, Sue Harper, In Times of War: Prince Rupert 1939-1945 , 2005, self-published by LuLu.com.

Sofian, Terry, Visit Report: Fort Rodd Hill NHS, Victoria, British Columbia, Canada , in Coast Defense Study Group Journal, Vol. 8, No. 3, Aug. 1994.

West Vancouver Parks and Community Services, Welcome to Lighthouse Park brochure, undated.

Newfoundland and Labrador Travel Guide 1998 , with Official Highway Map , Department of Tourism, Culture, and Recreation, St. John's, Newfoundland.

Tuck, James A., and Robert Grenier, Discovery in Labrador: A 16th-Century Basque Whaling Port and Its Sunken Fleet , in National Geographic Magazine , Vol. 168, No. 1, July 1985, National Geographic Society, Washington.

Manitoba Explorer's Guide 1995 , with Official Highway Map , Travel Manitoba, Winnipeg, Manitoba.

Brehaut, Harry Baker, The Red River Cart and Trails: The Fur Trade , in MHS Transactions , Series 3, No. 28, 1972-73 Season.

Champagne, Antoine, Grand Rapids-An Old Historical Spot, 1720-1760 , in MHS Transactions , Series 3, 1962-63 Season.

Williamson, Norman J., Historic Bas de la Rivi re, Part 1 , in Manitoba Pageant (Manitoba Historical Society), Vol. 23, No. 1, Autumn 1977.

Williamson, Norman J., Historic Bas de la Rivi re, Part 2 , in Manitoba Pageant (Manitoba Historical Society), Vol. 23, No. 2, Winter 1978.

2001 Official Touring Guide to New Brunswick , Tourism New Brunswick, Campbellton, New Brunswick.

New Brunswick 1994 Official Highway Map .

Canadian Parks Service, Fort Beaus jour National Historic Park brochure, 1988.

Citizens for Fort La Tour, Fort La Tour: Acadia Civil War Site brochure, 1999.

Citizens for Fort La Tour, History of the Fort Howe Site (1777-2007) brochure, 2007.

Dallison, Robert L., Hope Restored: The American Revolution and the Founding of New Brunswick , 2003, New Brunswick Military Heritage Project, Goose Lane Editions, Fredericton, New Brunswick.

Dallison, Robert L., Turning Back the Fenians: New Brunswick's Last Colonial Campaign , 2006, New Brunswick Military Heritage Project, Goose Lane Editions, Fredericton, New Brunswick.

Fredericton Tourism, 2001 Visitor Guide .

Hand, Chris M., The Seige of Fort Beaus jour, 1755 , 2004, New Brunswick Military Heritage Project, Goose Lane Editions, Fredericton, New Brunswick.

The Lower River Passage, The Loyalist Route: Faces and Places of Loyalist Settlement in the Lower River Passage brochure, undated.

Parks Canada, Carleton Martello Tower National Historic Site brochure, undated (2001 ?).

Parks Canada, Fort Beaus jour National Historic Park brochure, 1985.

Parks Canada, Fort Beaus jour National Historic Site brochures, undated.

Parks Canada, Memories of the Marsh: Burials at Fort Beaus jour NHS brochure, undated (2001 ?).

Ross, Sally (translator), The Fort of Beaus jour , 1993, Les ditions d'Acadie, Moncton, New Brunswick.

St. Andrews Civic Trust, Inc., A Guide to Historic St. Andrews brochure, 1989, revised 2011.

Sarty, Roger, and Doug Knight, Saint John Fortifications, 1630-1956 , 2003, New Brunswick Military Heritage Project, Goose Lane Editions, Fredericton, New Brunswick.

Schmeisser, Barbara M., Yorkshire Immigrants in Search of a Better Life, 1772-1775 , 2001, Fort Beaus jour NHS bulletin, Parks Canada.

Smith, Joshua M., Battle for the Bay: The Naval War of 1812 , 2011, New Brunswick Military Heritage Project, Goose Lane Editions, Fredericton, New Brunswick.

Le Soci t du Monument Lefebvre, Beaus jour Landscapes - A Visitor's Guide brochure, 1994.

Newfoundland and Labrador Travel Guide 1998 , with Official Highway Map , Department of Tourism, Culture, and Recreation, St. John's, Newfoundland.

Argentia Management Authority, Argentia Backland Trail brochure, undated (2004).

Canadian Heritage - Parks Canada, Welcome to Castle Hill brochure, undated (2000 ?).

Canadian Heritage - Parks Canada, Welcome to Signal Hill National Historic Site brochure, undated (2000 ?).

Canning, Jane, The Theory and Historical Development of the Fortifications at Castle Hill , 1974, (copy), manuscript on file at Castle Hill NHS.

Environment Canada - Parks, Cape Spear National Historic Park brochure, 1986.

Environment Canada - Parks, Castle Hill National Historic Park brochure, 1987.

Newfoundland Historic Resources Division, Commissariat House Provincial Historic Site brochure, undated.

Newfoundland Historic Resources Division, Quidi Vidi Battery Provincial Historic Site brochure, undated.

Newfoundland Provincial Historic Sites and Museums, The Commissariat House Provincial Historic Site brochure, undated (2001 ?).

Newfoundland Provincial Historic Sites and Museums, Quidi Vidi Battery Provincial Historic Site brochure, undated (2001 ?).

Parks Canada, Welcome to L'Anse aux Meadows National Historic Site brochure, undated (2000 ?).

Parks Canada, Welcome to Red Bay National Historic Site brochure, undated (2000 ?).

Zierler, Amy, and Cam Mustard, Signal Hill: An Illustrated History , 1982, reprint 1997, Newfoundland Historic Parks Association, St. John's.

Northwest Territories 1995 Explorers' Guide , with Official Highway Map , Dept. of Economic Development and Tourism, Yellowknife, Northwest Territories.

Fafard, M lanie, and Ingrid Kritsch, The History and Archaeology of Fort McPherson booklet, 2005, Gwich'in Social and Cultural Institute.

Northwest Territories, Dept. of Education, Culture, and Employment, Gazetteer of the Northwest Territories , July 2013.

Pilon, Jean-Luc, and Jennifer Birch and Stephen Rowan, Sawpits and York Boats of the Hudson's Bay Company: Archaeology in Fort Simpson Heritage Park, Fort Simpson, N.W.T., Canada , (date ?), in Revisita de Arqueolog a Americana Number 23.

Nova Scotia - The Doers and Dreamers Complete Guide 1998 , with Official Highway Map , Economic Development and Tourism, Halifax, Nova Scotia.

Chartrand, Ren , Louisbourg 1758: Wolfe's First Seige , 2000 (2008 print), Osprey Publishing, Botley, Oxford, United Kingdom.

Cuthbertson, Brian, The Halifax Citadel: Portrait of a Military Fortress , 2001, Formac Publishing Company, Ltd., Halifax.

Directors of Point Pleasant Park, Point Pleasant Park brochure, undated.

Fort Lawrence Heritage Association, Fort Lawrence 1750-1756 brochure, undated (2000 ?).

Fort Petrie Historical Resoration Society, The Defended Port of Sydney, 1939-1945 , 1999.

Fort Petrie Museum, Historic Fort Petrie Military Museum brochure, undated (2000 ?).

Fortier, John, Fortress of Louisbourg , 1979, Oxford University Press, Toronto.

Friends of McNabs Island Society, McNabs and Lawlor Islands Provincial Park brochure, 2007.

Historical Association of Annapolis Royal, Footprints with Footnotes: A Walking Tour of Annapolis Royal brochure, 2001.

Kitz, Janet, and Gary Castle, Point Pleasant Park: An Illustrated History , 1999, Pleasant Point Publishing, Halifax.

McLennan, J.S., Louisbourg: From its Foundation to its Fall, 1713-1758 , 1918, reprint 2000 (4th edition), The Book Room Limited, Halifax.

Moore, Christopher, Fortress of Louisbourg Guide , 1981, updated 2007, Fortress Louisbourg Association, Louisbourg, Nova Scotia.

Naftel, William D., Halifax at War: Searchlights, Squadrons and Submarines 1939-1945 , 2008, Formac Publishing Company, Ltd., Halifax.

Nicolle, David, The Portuguese in the Age of Discovery c.1340-1665 , 2012, Osprey Publishing, Botley, Oxford, United Kingdom.

Nova Scotia Provincial Parks, Battery Provincial Park brochure, 2008.

Parks Canada, Fort Anne National Historic Site brochure, undated (2001 ?).

Parks Canada, Fortress of Louisbourg National Historic Site brochure, undated (2001 ?).

Parks Canada, Fortress of Louisbourg NHS, Interpretive Site Map , undated.

Parks Canada, Halifax Citadel National Historic Site brochure, 2001.

Parks Canada, Halifax Citadel National Historic Site brochure, undated (2012 ?).

Parks Canada, Port Royal National Historic Site brochure, undated (2001 ?).

Patterson, Frank H., Acadian Tatamagouche and Fort Franklin , 1947, Truro Print, Truro, Nova Scotia.

Raddall, Thomas H., Halifax: Warden of the North , 1993, Nimbus Publishing Ltd., Halifax.

Reardon, Chris, and A.J.B. Johnston, Louisbourg: The Phoenix Fortress , 1990, Nimbus Publishing Ltd., Halifax.

Tennyson, Brian, Sydney Harbour's Contribution to Atlantic Canada's Coastal Defence: An Introduction , in The Northern Mariner , Vol. 1, No. 2, April 1991.

Tennyson, Brian, and Roger Sarty, Guardian of the Gulf: Sydney, Cape Breton, and the Atlantic Wars , 2000, reprint 2002, University of Toronto Press Inc., Toronto.

Yarmouth Development Corporation, A Walking Tour of Yarmouth brochure, undated.

Northwest Territories 1995 Explorers' Guide , with Official Highway Map , Dept. of Economic Development and Tourism, Yellowknife, Northwest Territories.

Ontario 2001 Summer Guide , with Official Highway Map , Ministry of Tourism, Culture, and Recreation, Toronto.

Barry, James P., Old Forts of the Great Lakes: Sentinels in the Wilderness , 1994, Thunder Bay Press, Lansing, Michigan.

Benn, Carl, Fort York: A Short History and Guide , 2007, City of Toronto Culture, Toronto.

Benner, Dana, Battle on the Niagara Frontier , in Military History Magazine , December 2006.

Canadian Army Command and Staff College, A History of Fort Frontenac booklet, undated.

Cary, Henry C., Engineering Empire: The Evolution of Fort Henry, Kingston, Upper Canada, as a Case Study in Colonial Defence Strategy and Tactics, 1812-1845 , 2013, Ph.D. Thesis, Division of Graduate Studies, Royal Military College of Canada.

Doroszenko, Dena, Starting Over and Managing the Past: The Archaeology of the Hudson's Bay Company Staff House, Moose Factory Island , in Ontario Archaeology , No. 93, 2013.

Fort York National Historic Site, Fort York Today brochure, 2009.

Graves, Donald E., Guns Across the River: The Battle of the Windmill, 1838 , 2001, The Friends of Windmill Point, Prescott, Ontario.

Hamilton Military Museum, The History of Burlington Heights booklet, undated.

Hirsch, R. Forbes, The Commissariat: Survivor of the Bytown Era , 1982, The Historical Society of Ottawa, Ottawa.

Latimer, Jon, Niagara 1814: The Final Invasion , 2009, Osprey Publishing Ltd., Botley, Oxford, United Kingdom.

Lavell, W.S., A Story in Stone: Murney Redoubt , 1963, undated revision by R.A. Preston, Kingston, Ontario.

Lincoln and Welland Regiment Museum brochure, undated.

Lyons, Chuck, A long-simmering rebellion by Canadians against British rule in the 1830s almost embroiled the United States in a third war with Great Britain , in Military Heritage Magazine , August 2010.

Mecredy, Stephen D., Fort Henry: An Illustrated History , 2000, James Lorimer and Company, Ltd., Toronto.

The Merrickville and District Historical Society, The Blockhouse Museum brochure, undated.

National Defence Headquarters, Directorate of History, Canadian-American Cooperation in the Defence of Sault Ste. Marie, 1941-1944 , 1986 reprint of Report No. 34 , 1950, Historical Section (G.S.), Army Headquarters.

Niagara 1812 Bicentennial Legacy Council, Bicentennial Map , 2009.

Niagara Falls History Museum, Walking Tour: The Battle of Lundy's Lane, July 25, 1814 brochure, 2012.

The Niagara Parks Commission, Historic Fort Erie brochure, 1991.

Old Fort William Historical Park brochure, 2001.

Ontario Parks, H.M.S. Nancy and Historic Wasaga Beach brochure, 1997.

Ontario Parks, Nagagamisis Provincial Park brochure, 1998.

Parks Canada, Fort George National Historic Site Visitor's Guide brochure, 2012.

Parks Canada, Fort Malden National Historic Site brochure, undated.

Parks Canada, Fort St. Joseph National Historic Site brochures, undated (2001 ?), 2012.

Parks Canada, Fort Wellington National Historic Site: Walking Tour brochure, 2005.

Parks Canada, Murney Tower National Historic Site: Defending Our Past brochure, undated.

Payette, Pete, Site Visit Report: Upper Lake Ontario (US and Canada) , in The CDSG Newsletter, November, 2001.

Pilon, Jean-Luc, Glimpses from Both Sides of the Palisade: Historic Archaeology at Fort Churchill or New Severn Post (G1Iw-1) , in Tu Sais, Mon Vieux Jean-Pierre: Essays on the Archaeology and History of New France and Canadian Culture in Honour of Jean-Pierre Chrestian , Chapter 10, Mercury Series Archaeology Paper 178, (date ?), Canadian Museum of History and University of Ottawa Press.

Ridgeway Battlefield Museum, The Battle of Ridgeway Scenic Drive brochure, undated.

Royal Military College of Canada, Fort Frederick: Facts brochure, undated (2000 ?).

Royal Military College of Canada, Visit Fort Frederick and the Royal Military College of Canada Museum brochure, undated (2000 ?).

St. Lawrence Parks Commission, Le Fort Henry: La Citadelle du Haut-Canada , 1980, Kingston, Ontario.

Seibert, Jeff, and Andy Snetsinger, Stage 4 Archaeological Mitigation for Sally Ports and Powder Magazine Safety Railings, Fort Frederick, Royal Military College, Kingston, Ontario (Final Report), 2012, Cataraqui Archaeological Research Foundation, Kingston, Ontario.

Warrick, Gary, The Precontact Iroquoian Occupation of Southern Ontario , in Journal of World Prehistory , Vol. 14, No. 4, 2000.

Watson, Ken W., A History of the Rideau Lockstations , 2000, Friends of the Rideau, Smiths Falls, Ontario.

Whitehorne, Joseph, W.A., While Washington Burned: The Battle for Fort Erie, 1814 , 1992, reprint 2006, The Nautical and Aviation Publishing Company of America, Charleston, South Carolina.

Williamson, Ronald F., The Archaeological History of the Wendat to A.D. 1651: An Overview , in Ontario Archaeology: Journal of the Ontario Archaeological Society , No. 94, 2014.

Winkler, John F., The Thames 1813: The War of 1812 on the Northwest Frontier , 2016, Osprey Publishing Ltd., Botley, Oxford, United Kingdom.

Prince Edward Island Visitors Guide 1999 , with Official Highway Map , Tourism PEI, Charlottetown, Prince Edward Island.

Bumsted, J. M., The Patterson Regime and the Impact of the American Revolution on the Island of St. John, 1775-1786 , in Acadiensis , Vol. ?, date ?

Parks Canada, Port la Joye - Fort Amherst National Historic Site brochure, undated.

1989 Official Highway Map .

Aimone, Alan, The Siege and Capture of Forts Chambly and St. Johns in 1775 , in The Journal of America's Military Past, Vol. 28, No. 2, Fall 2001.

Association des Artilleurs de la Garnison, Inc., Le Fort de la Martini re: D fenseur de Qu bec 1914-1918, 1939-1945 , 1991, L vis, Qu bec.

Canadian National Battlefields Commission, National Battlefields Park Historic Map foldout, undated.

Canadian National Battlefields Commission, The Plains of Abraham brochure, undated (2003 ?).

La Citadelle de Qu bec / Le Mus e du Royal 22e R giment brochure, undated (2003 ?).

Dale, Ronald J., The Fall of New France: How the French Lost a North American Empire, 1754-1763 , 2004, James Lorimer and Company, Ltd., Toronto.

Desloges, Yvon, The Forts at Point L vy , 1991 (English Translation), Environment Canada, Ottawa.

Fort Ingall brochure, undated, (2003 ?).

Fort Ingall Historic Site brochure, undated (2010 ?).

Gates St-Pierre, Christian, Iroquoians in the St. Lawrence River Valley Before European Contact , in Ontario Archaeology: Journal of the Ontario Archaeological Society , No. 96, 2016.

Montr al, City of, Discovery Tour of Old Montr al's Archaeological Sites: Following the Trail of Montr al, the 18th-Century Fortified City brochure, undated.

Morrissey, Brendan, Qu bec 1775: The American Invasion of Canada , 2003, Osprey Publishing, Botley, Oxford, United Kingdom.

Mus e Stewart, Fort de l' le Sainte-H l ne brochure, 2005.

Parks Canada, Artillery Park National Historic Site brochure, 2003.

Parks Canada, Battle of the Ch teauguay National Historic Site brochure, 1999.

Parks Canada, Battle of the Restigouche National Historic Site brochure, 2003.

Parks Canada, Coteau-du-Lac National Historic Site brochure, undated.

Parks Canada, Fort Chambly National Historic Site brochure, 2007.

Parks Canada, Fort Lennox National Historic Site brochure, 2005.

Parks Canada, Fort Lennox NHS, Interpretive Site Map , undated.

Parks Canada, Fortifications of Qu bec National Historic Site brochure, 2003.

Parks Canada, L vis Forts National Historic Site brochure, 2004.

Parks Canada, L vis Forts NHS, Interpretive Site Map , undated.

Reid, Stuart, Qu bec 1759: The Battle that Won Canada , 2003 (2009 print), Osprey Publishing, Botley, Oxford, United Kingdom.

R seau S paq, Parc de la Chute-Montmorency Historic Site brochure, 2003.

Thomas, Robert H., Captain, Royal Canadian Navy (Ret.), The German Attempt to Purchase Anticosti Island in 1937 , in Canadian Military Journal , Spring 2001.

Tourism and Convention Bureau of the Greater Qu bec Area, Greater Qu bec Area Tourist Guide, 11th Edition 1994-1995 .

Tourist and Convention Bureau of the Qu bec Urban Community, Walking Tour of Old Qu bec booklet, undated (1965 ?).

Wayman, Matthew J., Fortifications at Qu bec, 1759-1760: Their Conditions and Impact on the Sieges and Battles , in The Journal of America's Military Past, Vol. 30, No. 1, Winter 2004.

The Great Saskatchewan Vacation Book 1995 , with Official Highway Map , Tourism Saskatchewan, Regina, Saskatchewan.

Cyr-Steenkamp, Talina, The Forks - Nipawin Area info sheet, undated.

Fort Qu'Apelle and Lebret Historical Society, Welcome to Historical Fort Qu'Apelle and Lebret booklet, 1977.

Parks Canada, Fort Battleford National Historic Site Discovery Booklet, undated.

Parks Canada, Fort Walsh National Historic Site brochure, undated.

Salloum, Habeeb, Louis Riel's Last Stand , in Military History Magazine , May 2006.

Saskatchewan Ministry of Tourism, Parks, Culture and Sport, Trails of 1885 Travel Guide , undated.

Canada's Yukon: Official Vacation Guide 1995 , Tourism Yukon, Whitehorse, Yukon.

The Milepost , 49th edition, 1997-1998, Vernon Publications, Inc., Bellevue, Washington.

Dobrowolski, Helene, and Rob Ingram, Forty Mile, Fort Cudahy and Fort Constantine Historic Site Interpretation Plan , 2007, Midnight Arts and Yukon Historic Sites.

Friesen, T. Max, Qikiqtaruk: Inuvialuit Archaeology on Herschel Island booklet, 1998, Yukon Heritage Branch.

Hammer, Thomas J., and Christian D. Thomas, Archaeology at Forty Mile / Ch' d D k , 2006, Yukon Tourism and Culture.

Hare, Greg, and Ruth Gotthardt, A Look Back in Time: Archaeology at Fort Selkirk booklet, 1996, Selkirk First Nation.

Yukon Historic Sites, Fort Selkirk brochure, undated.

Yukon Historic Sites, Forty Mile / Ch' d D k booklet, 2011.

Yukon Historic Sites, Rampart House booklet, 2010.

Yukon Parks, Herschel Island / Qikiqtaruk: A Guide to the Historic Resources booklet, undated.


Monday, May 21, 2012

Planning for the Battle of Chippawa

The Master Plan

I suppose the best place to begin is with a plan. My goal is to have enough units to battle all of the engagements of the summer of 1814 on the Niagara Frontier

1) The Battle of Chippawa
2) The Battle of Lundy's Lane
3) The Siege of Fort Erie
4) Porter's Sortie from Fort Erie
5) The Battle of Cook's Mills

In addition, I would like to develop some 'What if?' scenarios, but more on that later.

My main reference will be the book 'Niagara 1814 Final Invasion' by Jon Latimer from Osprey books. This book gives basic orders of battle for the above listed scenarios, along with detailed maps to assist my terrain building efforts.

Other sources include "Red Coats and Grey Jackets the battle of Chippawa" and "The Battle of Lundy's Lane" by Donald E Graves. Lesser known battles like the one at Cook's Mills will require some research.

As for Miniatures, I recently came across a beautiful line of 28mm 1812 soldiers designed by Forrest Harris under his company name of Knuckleduster. I am so impressed that his line will form the bulk of my American army. Other companies include Perry Miniatures, Victrix, and Old Glory.

As mentioned in my last post, I am going to be using the "Black Powder" rule set by Warlord Games.

Next up: My first purchases.

It begins

I suppose introductions are in order. My name is Tim, and I have been wargaming since I was 16, some 23 years back. I grew up and still live in the heart of Niagara, amongst the battlefields and forts of the war of 1812. To this day, intrepid treasure hunters still recover musket balls, buttons and cannon shot in the nearby battlefields, remains of fallen soldiers are sometimes unearthed for the scars of conflict can still be found here. My fascination with the history of this area has driven me to make purchase of miniature soldiers of pewter and plastic in an attempt to relive the battles on table top in my basement man cave. This blog is intended as a wargaming aid for those who wish to recreate the battles in miniature that happened on the Niagara frontier some 2 centuries ago. My plan is to make available scenarios for use with the miniature wargame rule set 'Black Powder', but you will find that the scenario stats could easily be adapted to whatever rules you are using.

I started this day by walking the battlefield of Chippawa which is but 10 minutes from my home. Nearly 800 American, Canadians, British and Native were reported dead, wounded or missing there. The battlefield has remained just as it was then and it is Canada's most preserved battlefield. I pray it stays that way.


Ver el vídeo: 1945 Last Film from the Oder Front - German Teen Soldiers