Reseña: Volumen 12 - Historia holandesa

Reseña: Volumen 12 - Historia holandesa


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En 1572, las ciudades de la provincia de Holanda, encabezadas por Guillermo de Orange, se rebelaron contra el gobierno de los Habsburgo de los Países Bajos. La historia de la revuelta holandesa generalmente se cuenta en términos de provincias rebeldes que frustraron los esfuerzos de Orange por formular un programa coherente. En este libro, James D. Tracy sostiene que hubo una estrategia coherente para la guerra, pero que fue establecida por los pueblos de Holanda. Aunque los Estados de Holanda estaban en teoría sujetos a los Estados Generales, Holanda proporcionó más del 60 por ciento de los impuestos y una proporción aún mayor de los préstamos de guerra. En consecuencia, los fondos se destinaron a asegurar las fronteras de Holanda y, posteriormente, a extender esta frontera protegida a las provincias vecinas. Protegida de la guerra por su cordón sanitario, Holanda experimentó un extraordinario auge económico, permitiendo que los impuestos y los préstamos siguieran fluyendo. El objetivo, a la vista, si no alcanzado en 1588, era unas Provincias Unidas del norte, libres y separadas de las provincias del sur de los Países Bajos que permanecían bajo el dominio español. Con Europa cada vez más bajo el dominio de fuertes príncipes hereditarios, la nueva República Holandesa estaba un faro de promesa para aquellos que todavía creían que los ciudadanos deberían gobernarse a sí mismos.


Simplemente serie Charlotte Mason History

La serie de historia Simply Charlotte Mason cubre la Biblia, la historia y la geografía para niños en los grados del uno al doce. Cada volumen abarca todos esos niveles de grado con actividades apropiadas para la edad. Los títulos de los libros que presentan estos cursos de seis años son:

  • Génesis — Deuteronomioy el Antiguo Egipto (Creación-332 a.C.)
  • Joshua — Malachi & ampAntigua Grecia (1856 a.C.-146 a.C.)
  • Mateo — Hechos y la antigua Roma (753 a.C.- 476 d.C.)
  • Edad Media, Renacimiento, Reforma y Epístolas (394-1550)
  • Epístolas modernas y modernas tempranas (1550-1850)
  • Tiempos modernos y epístolas, Apocalipsis (1850-2012)

Los libros son principalmente guías para maestros para usar una colección de otros recursos que necesitará obtener. Cada guía tiene gráficos con planes de lecciones para una descripción general rápida, así como planes diarios con asignaciones específicas para toda la familia y para cada grupo de edad. Las seis guías están disponibles como libros impresos o PDF descargables.

El tiempo dedicado a cada área temática varía de un estudio a otro, así como según el nivel de edad. Como puede ver en los títulos, el contenido bíblico juega un papel importante, particularmente en los primeros tres estudios. El primer curso tiene aún más peso hacia la historia bíblica, ya que estudia los eventos en los primeros cinco libros del Antiguo Testamento que incluyen bastante historia en sí mismos. Además de la Biblia, usa Éxodo: un comentario para niños y Números: un comentario para niños para toda la familia. Los estudiantes mayores también leerán Adán y sus parientes, Levítico: Comentario para niños, Mapas bíblicos de antes y ahora, Diario de Jashub, y Descubriendo la Doctrina. Los dos últimos artículos son publicaciones de Simply Charlotte Mason que refuerzan sus estudios bíblicos. (Tenga en cuenta que Adán y su familia presenta una interpretación muy especulativa de las historias bíblicas.) El antiguo Egipto es el centro de la mayor parte de la historia, pero los estudiantes también aprenden sobre algunas otras civilizaciones antiguas con el libro de lectura familiar en voz alta, Antiguo Egipto y sus vecinos. Otros libros familiares de historia y geografía que se pueden leer en voz alta son La Gran Pirámide, el barco del faraón, las cosas que dejaron atrás, Visitas a Africa computadora portátil, Mundo material, y Planeta hambriento. Los últimos tres elementos funcionan en conjunto para proporcionar un estudio cultural y cartografía basados ​​en fotografías. Se hacen recomendaciones específicas para lecturas adicionales en cuatro niveles: grados 1-3, grados 4-6, grados 7-9 y grados 10-12. Por ejemplo, el grupo más joven lee La verdadera historia del arca de Noé por Tom Dooley mientras los estudiantes de los dos grupos más antiguos crean entradas en la línea de tiempo para un Libro de los siglos, procesando Descubriendo la Doctrina, y leyendo Adán y su familia.

El segundo curso continúa con el estudio del resto del Antiguo Testamento y se ramifica en la historia de la Antigua Grecia. El tercer curso reduce el enfoque bíblico a los cuatro evangelios, y el estudio histórico pasa a la antigua Roma. Los recursos necesarios son una mezcla similar a los libros utilizados para el primer curso. Cada uno de estos tres primeros cursos usa un libro de Visitas de Sonya Shafer a… cursos de geografía que incluyen trabajo con mapas, fotos y cuentas de viajeros, además de libros y actividades recomendados.

Con los últimos tres cursos, el énfasis bíblico ocupa un segundo lugar en la cobertura de la historia, ya que cada curso cubre una gran parte de la historia, pero cubren el Nuevo Testamento. Esquemas de mapas del tío Josh se utiliza para el trabajo de mapas en estos tres cursos, pero la geografía también recibe atención a través de otros recursos que incorporan la geografía en el estudio de la historia.

El cuarto plato, Edad Media, Renacimiento, Reforma y Epístolas, tiene un fuerte punto de vista protestante con una gran atención prestada a la Reforma. Utiliza recursos que apoyan fuertemente la Reforma como el Línea de tiempo de la reforma, La Biblia del mendigo (historia de John Wyclif), El contrabandista de la Biblia (historia de William Tyndale), y Hombres famosos del Renacimiento y la Reforma. También utiliza otros recursos como Hombres famosos de la Edad Media, Castillo, Catedral, Tinta en los dedos, y La vuelta al mundo en cien años. La mayoría de los recursos recomendados para niveles de grado individuales son seculares. Las epístolas estudiadas este año son Santiago, Gálatas, 1 y 2 Tesalonicenses y 1 y 2 Corintios.

Epístolas modernas y modernas tempranas se superpone ligeramente con Edad media ya que comienza con Colón. Continúa cubriendo la historia mundial y estadounidense desde el período colonial estadounidense hasta principios del siglo XIX. Con solo un año escolar para cubrir tanta historia, la única forma de lograr esto es con la narración selectiva, destacando a personas y eventos clave.

Tiempos modernos y epístolas, Apocalipsis trata de cubrir tanto la historia de Estados Unidos como la mundial. Recoge la historia de EE. UU. A mediados del siglo XIX utilizando Historias de América: Volumen 2, con historias sobre Abraham Lincoln, Oregon Trail y California Gold Rush. Del mismo modo, usando Historias de las Naciones: Volumen 2, La historia mundial también comienza en el siglo XIX con historias de Bismarck, la Guerra de los Bóers y Marie Curie, y continúa a través de las historias del Sputnik y la caída del Muro de Berlín. Los estudios bíblicos abarcan 1 y 2 Pedro, Judas, las tres epístolas de Juan y Apocalipsis. La cobertura de la historia es, nuevamente, muy selectiva. Además, la cantidad significativa de tiempo que se requiere para utilizar los recursos de la historia cristiana, como las biografías de George Mueller y Billy Graham, también reduce la cantidad de tiempo dedicado a los hilos más amplios de la historia. Su elección de libros complementarios para cada nivel es particularmente importante con este curso en términos de ampliar la cobertura de información histórica. Al mismo tiempo, puede abrumar fácilmente a los estudiantes con la cantidad de lectura. Por ejemplo, para los estudiantes de décimo grado en adelante, dos libros extensos de William Bennett (América: La última mejor esperanza: Volumen 2 y Volumen 3) será un desafío leer junto con lecturas significativas sobre la historia del mundo. Agregar el libro recomendado ¿Cómo deberíamos vivir entonces? por Francis Schaeffer, y dudo que algún estudiante pueda manejar la lectura. (Tenga en cuenta que la alternativa al libro de Schaeffer, 7 hombres que gobiernan el mundo desde la tumba, es mucho más manejable para los estudiantes de secundaria, pero esto no está claro a partir de la información de la guía). El punto es que puede brindar una cobertura relativamente completa seleccionando los libros adecuados, siempre que tenga tiempo para leer ellos.

Metodología

Como era de esperar, los métodos de Charlotte Masonnarración, libros vivientes y actividades cronológicasse utilizan en todos los estudios. Se incluyen descripciones breves de algunos de los libros, pero no de todos. Creo que sería muy útil contar con descripciones más extensas que incluyan el nivel de lectura y el número de páginas para evitar sobrecargas como la situación que describí en el último párrafo.

Cada curso se presenta en tres términos y debe completarse fácilmente en un año escolar. Cada trimestre concluye con algunas lecciones con preguntas de examen y uno o dos proyectos prácticos opcionales. Las preguntas del examen están diseñadas para obtener respuestas de narración oral, con preguntas para cada nivel. Puede hacer que los estudiantes mayores proporcionen respuestas por escrito. Si los proyectos sugeridos para cada período no son atractivos, consulte la página "Enlaces de productos, sugerencias e información adicional" de su curso en el sitio web del editor, donde encontrará aún más ideas con instrucciones.

Incluso con el proyecto práctico de cada trimestre y el mapa, los cursos se basan principalmente en la lectura. Sin embargo, la flexibilidad del curso le permite decidir cuántos de los libros de nivel de grado asignar a cada niño (o leer con ellos). Dependiendo de cuántas horas pasen los estudiantes mayores, puede determinar la cantidad de créditos de curso obtenidos.

La serie de historia Simply Charlotte Mason ofrece una implementación integral de los métodos de Mason. Si también desea una cobertura completa de todos los eventos clave de la historia, es posible que prefiera otra cosa. Pero aquellos que quieran enseñar historia con libros vivos deberían disfrutar de esta serie.

Información de precio

Cuando aparezcan los precios, tenga en cuenta que están sujetos a cambios. Haga clic en los enlaces que estén disponibles para verificar la precisión del precio.


La mayoría de las rebeliones de esclavos se pierden en la historia. Este, sorprendentemente, fue documentado.

John Brown estaba desconcertado y decepcionado cuando Frederick Douglass se negó a unirse a él en la incursión de 1859 en Harpers Ferry que Brown esperaba que desencadenara un levantamiento armado de personas esclavizadas. ¿No estaba Douglass tan comprometido con la emancipación como él (Brown)?

Douglass estaba realmente comprometido, pero como ex esclavo sabía cosas que Brown no sabía. Sabía que la gente esclavizada de Virginia no se apresuraría hacia el estandarte de Brown. Sopesarían las perspectivas de libertad frente a los peligros de la campaña que proyectaba Brown, y para muchos, probablemente la mayoría, los peligros serían prohibitivos.

Este tipo de pesaje es uno de los hilos que Marjoleine Kars teje en su notable relato de un levantamiento de esclavos en 1763 en la colonia holandesa de Berbice, en lo que se convertiría en Guyana. Las rebeliones de esclavos están subrepresentadas en la literatura histórica, porque la mayoría fracasó y dejó poca evidencia para que los historiadores trabajaran. Los supresores de las rebeliones, los esclavizadores y sus aliados, se esforzaron por evitar que las noticias sobre las revueltas salieran a la luz, no fuera que un ejemplo desencadenara otros.

No es un spoiler decir que la rebelión de Berbice fracasó, de lo contrario, América del Sur podría verse diferente hoy. Sin embargo, este es un caso raro en el que la documentación es voluminosa. Kars, quien enseña en la Universidad de Maryland, condado de Baltimore, descubrió un alijo de registros en los Archivos Nacionales holandeses que consisten en transcripciones de testimonios posteriores a la revuelta de personas esclavizadas y correspondencia entre líderes de la rebelión y autoridades holandesas durante el conflicto. Kars ha desplegado la evidencia no solo para producir un relato ricamente detallado de una apasionante historia humana, sino también para iluminar la pregunta general de por qué algunas personas esclavizadas tomaron las armas por su libertad y otras no.

Berbice era un puesto de avanzada pequeño y marginalmente rentable del imperio holandés, poblado en la década de 1760 por unos pocos cientos de europeos y quizás 5.000 personas esclavizadas, estas últimas en su mayoría africanos y sus descendientes, pero incluidos algunos miembros de las poblaciones indígenas. Un fracaso de los cultivos alimentarios que sostenían a los habitantes, combinado con una epidemia de enfermedades, desencadenó una rebelión inicial en 1762, que consistió principalmente en la huida de un grupo de esclavos al interior.


Contenido

Historia europea temprana Editar

Durante el siglo XVII, el latón era el metal preferido para los utensilios de cocina y utensilios domésticos ingleses, y los holandeses lo producían al menor costo, que, sin embargo, seguía siendo caro. [1] En 1702, Abraham Darby era socio de la Brass Works Company de Bristol, que fabricaba molinos de malta para cervecerías. [2] Aparentemente, en 1704, Darby visitó los Países Bajos, donde estudió los métodos holandeses para trabajar el latón, incluida la fundición de vasijas de latón. [3] Darby aprendió que al hacer piezas fundidas, los holandeses usaban moldes hechos de arena, en lugar del marga y arcilla tradicionales, y esta innovación produjo un acabado más fino en sus piezas de latón. [4] En 1706 puso en marcha una nueva fábrica de latón en la sección Baptist Mills de Bristol. [5] Allí, Darby se dio cuenta de que podía vender más utensilios de cocina si podía reemplazar el latón con un metal más barato, a saber, hierro fundido. [6] Los experimentos iniciales para fundir hierro en moldes de arena no tuvieron éxito, pero con la ayuda de uno de sus trabajadores, James Thomas, un galés, logró fundir utensilios de cocina de hierro. [7] En 1707 obtuvo una patente para el proceso de fundición de hierro en arena, que deriva del proceso holandés. [8] Por lo tanto, el término "horno holandés" ha perdurado durante más de 300 años, desde al menos 1710. [9] [10] El Diccionario Merriam-Webster e Researching Food History [11] coinciden en que varios dispositivos de cocción muy diferentes se llamaban "hornos holandeses": una sartén de hierro fundido con patas y una tapa, una caja aproximadamente rectangular que estaba abierta por un lado y que se usaba para asar carnes, y un compartimento en un hogar de ladrillos que se usaba para hornear.

Historia americana Editar

Los hornos holandeses estadounidenses cambiaron con el tiempo durante la época colonial. Estos cambios incluyeron una olla menos profunda, patas para sostener el horno sobre las brasas y un reborde de la tapa para mantener las brasas en la tapa y fuera de la comida. [12] A Paul Revere se le atribuye el diseño de la tapa plana con un borde para sostener las brasas, así como la adición de patas a las ollas. [ cita necesaria ]

Los colonos y colonos valoraban los utensilios de cocina de hierro fundido debido a su versatilidad y durabilidad. Los cocineros los usaban para hervir, hornear, guisar, freír y asar. Los hornos eran tan valiosos que los testamentos de los siglos XVIII y XIX solían especificar el heredero deseado. Por ejemplo, Mary Ball Washington (madre del presidente George Washington) especificó en su testamento, fechado el 20 de mayo de 1788, que la mitad de sus "muebles de cocina de hierro" deberían ir a su nieto, Fielding Lewis, y la otra mitad a Betty Carter. , una nieta. Este legado incluyó varios hornos holandeses. [13]

Los colonos que se dirigían al oeste se llevaron hornos holandeses con ellos. Un horno holandés estaba entre el equipo que llevaban Lewis y Clark cuando exploraron el gran noroeste de Estados Unidos entre 1804 y 1806. Los pioneros mormones que se establecieron en el oeste de Estados Unidos también se llevaron sus hornos holandeses. De hecho, una estatua levantada para honrar a las compañías de carros de mano mormones que ingresaron al Valle del Lago Salado de Utah en la década de 1850 muestra con orgullo un horno holandés que cuelga del frente del carro de mano. El horno holandés es también la olla de cocción oficial del estado de Texas, [14] Utah y Arkansas. [15] [16]

Los montañeses que exploraban la frontera estadounidense utilizaron hornos holandeses hasta finales del siglo XIX. Los carromatos que acompañaban a los recorridos de ganado occidentales también llevaron hornos holandeses desde mediados del siglo XIX hasta principios del siglo XX. [17]

Historia holandesa Editar

En los Países Bajos, un horno holandés se llama braadpan, que literalmente se traduce en bandeja para asar. Otro nombre para eso es Sudderpan, que literalmente se traduce como "cocción a fuego lento" o "olla a fuego lento". El diseño más utilizado en la actualidad es una sartén de acero esmaltado negro que es apta para calentamiento por gas y por inducción. El modelo fue presentado en 1891 por BK, un conocido fabricante holandés de utensilios de cocina. Más barato y ligero que el hierro fundido, resultó ser una revolución en la cocina. [18] Un braadpan se utiliza principalmente para freír carne únicamente, pero también se puede utilizar para hacer guisos tradicionales, como hachée. Existen modelos de hierro fundido, pero se utilizan con menos frecuencia.

Camping Editar

Un horno holandés de camping, vaquero o chuckwagon generalmente tiene tres patas integrales, un asa de alambre y una tapa con borde ligeramente cóncava para que las brasas del fuego de cocción se puedan colocar tanto en la parte superior como en la inferior. Esto proporciona un calor interno más uniforme y permite que el interior actúe como un horno. Un horno holandés sin patas integrales se puede usar como una olla convencional en una estufa, o se puede colocar en un trípode de acero soldado o hierro fundido separado o en piedras pequeñas cuando se cocina sobre brasas. Estos hornos suelen estar hechos de hierro fundido desnudo, aunque algunos son de aluminio. El asa de la fianza facilita levantar y sacar el horno holandés sobre las brasas, utilizando un gancho de metal. Los hornos holandeses se utilizan a menudo en actividades Scouting al aire libre.

Horno Bedourie Editar

En Australia, un Bedourie El horno de campamento es una olla de acero, con forma y utilizada como un horno holandés. Nombrados en honor a Bedourie, Queensland, los hornos Bedourie se desarrollaron como una alternativa más robusta e irrompible a los hornos holandeses de hierro fundido. [19] [20]

Ibhodwe Modificar

En Sudáfrica, un potjie (/ ˈ p ɔɪ k i / POY -kee), [ necesita Afrikaans IPA ] traducido directamente como "olla o olla pequeña" [21] del afrikáans o del holandés, es diferente a la mayoría de los otros hornos holandeses, ya que tiene el fondo redondo. Tradicionalmente es una olla de hierro fundido de una sola pieza, reforzada con nervaduras circunscritas externas dobles o triples, un asa de fianza para suspender la olla y tres patas cortas para apoyar la olla. Es similar en apariencia a un caldero. Tiene una tapa con asa a juego, que está empotrada y es convexa para permitir que las brasas descansen en la parte superior, proporcionando calor adicional desde arriba. Cuando el recipiente se va a almacenar a largo plazo, se debe tener cuidado para evitar que se oxide con el condimento. "Potjie" también puede referirse a la técnica de cocinar potjiekos. Entre las recetas que requieren un potjie, hay una para un tipo de pan llamado "potbrood", que literalmente significa "pan de potjie".

Entre los pueblos indígenas sudafricanos, específicamente los zulúes, estas ollas también se conocieron como ollas phutu, por una comida popular preparada en ellas. Las macetas más grandes se utilizan normalmente para grandes reuniones, p.ej., funerales o bodas, para preparar grandes cantidades de comida. Cucharas de madera llamadas kombe en el idioma Tsonga se utilizan para mezclar y revolver.

Esta tradición se originó en los Países Bajos durante el asedio de Leiden y fue traída a Sudáfrica por inmigrantes holandeses. [22] Persistió a lo largo de los años con los Voortrekkers y sobrevive hoy como un método tradicional de cocina afrikaner. [21] Todavía es de uso común por los campistas sudafricanos, tanto nacionales como internacionales.

Chugunok Editar

En Europa del Este, pero sobre todo en Rusia, un chugunok es una olla de hierro fundido que se utiliza en un horno moderno o en un horno tradicional ruso, una chimenea o una fogata. Un chugunok se usa en una variedad de métodos de cocción, que incluyen cocción a alta temperatura, cocción a baja temperatura, cocción térmica, cocción lenta, sofocación, asado, horneado, estofado y guisado.

La forma de un chugunok es similar a una vasija tradicional con una parte superior e inferior estrechas y más anchas en el medio. Cuando se usa dentro de un horno tradicional, se usa una herramienta de sujeción de mango largo con un rodillo que sirve como palanca para levantar un chugunok pesado dentro y fuera del horno. Como no hay asas, es inconveniente usar un chugunok en una estufa de cocina.

A menudo, se utilizan varios chugunoks de diferentes tamaños en el horno al mismo tiempo para preparar toda la comida. Los platos que generalmente se cocinan en un chugunok son carne asada con verduras llamadas "zharkoye", holubtsi, babka de papa, pimientos rellenos y leche horneada.


¿Cafeterías?

Enmascarado como una cafetería es un lugar donde es posible que pueda encontrar café, pero que no son holandeses que vienen a consumir.

Si no está familiarizado, las leyes de drogas en los Países Bajos son un poco flojas. Las leyes para la marihuana son estas: ilegal de vender, pero impune por ley. Bastante bien, ¿verdad?

Un coffeeshop es un código para "ven y disfruta".

Sin embargo, hay una pequeña trampa. Para permanecer impune por ley, debe seguir estas reglas:

  1. Sin publicidad
  2. Sin venta de drogas duras
  3. No vender a menores de 18 años
  4. No vender más de 5 gramos
  5. Sin disturbios públicos

Siga estas reglas y sus bebedores de "café" podrán disfrutar de su zumbido.

Entonces, ahora que conoce el verdadero significado de “coffeeshop”, debe preguntarse si existe algo parecido a una bebida de café con infusión de marihuana.

Bueno, tendrás que hacer un viaje a Ámsterdam para averiguarlo (si lo hay, cuéntanoslo).


1. Los Caballeros Templarios

El primer sello de los Caballeros Templarios.

Imágenes de bellas artes / Imágenes patrimoniales / Getty Images

Los Caballeros Templarios eran guerreros dedicados a proteger a los peregrinos cristianos a Tierra Santa durante las Cruzadas. La orden militar se fundó alrededor de 1118 cuando Hugues de Payens, un caballero francés, creó los Pobres Compañeros de Sol de Cristo y el Templo de Salomón & # x2014 o Los Caballeros Templarios para abreviar. Con sede en el Monte del Templo en Jerusalén, los miembros se comprometieron a vivir una vida de castidad, obediencia y pobreza, absteniéndose de los juegos de azar, el alcohol e incluso las palabrotas.

Los Caballeros Templarios eran conocidos por algo más que su destreza militar y su estilo de vida moral. Se convirtieron en una de las fuerzas más ricas y poderosas de Europa después de establecer un banco que permitía a los peregrinos depositar dinero en sus países de origen y retirarlo en Tierra Santa. & # XA0

Su influencia aumentó a un nuevo nivel en 1139, cuando el Papa Inocencio II emitió una Bula Papal eximiéndolos de pagar impuestos & # x2026 y decretando que la única autoridad a la que tenían que responder era el Papa. En la cúspide de su poder, los Caballeros Templarios poseían la isla de Chipre, una flota de barcos y prestaban dinero a los reyes. Pero no todos los reyes eran clientes felices.

¿Qué pasó con los Caballeros Templarios?

Cuando las Cruzadas llegaron a su fin después de la caída de Acre, los Caballeros Templarios se retiraron a París, donde se concentraron en sus esfuerzos bancarios. El 13 de octubre de 1307, el rey Felipe IV de Francia, a quien los Caballeros Templarios habían negado préstamos adicionales, hizo arrestar y torturar a un grupo de caballeros hasta que hicieron falsas confesiones de depravación. En 1309, mientras observaba la ciudad de París, decenas de Caballeros Templarios fueron quemados en la hoguera por sus presuntos crímenes.

Bajo la presión de la corona francesa, el Papa Clemente V disolvió formalmente la orden en 1312 y redistribuyó su riqueza. Los rumores de que los Caballeros Templarios custodiaban artefactos como el Santo Grial y la Sábana Santa de Turín comenzaron a surgir entre los teóricos de la conspiración. Libros y películas populares como El codigo Da Vinci continúan inspirando curiosidad sobre los Caballeros Templarios en la actualidad.

MIRA: Episodios completos de America y aposs Book of Secrets en línea ahora y sintoniza los episodios completamente nuevos los martes a las 10 / 9c.

Símbolo de los Caballeros Templarios: La Cruz de Lorena

Un soldado de los Caballeros Templarios, con la Cruz de Lorena en la foto de abajo.

Archivo Hulton / Getty Images

La Cruz de Lorena (Croix de Lorraine en francés) es una cruz de doble barra que ocupa un lugar destacado en el escudo de armas de los duques de Lorena. Después de que el noble de Lorena Godofredo de Bouillon se convirtiera en rey de Jerusalén durante la Primera Cruzada, el símbolo se conoció como la & # x201C Cruz de Jerusalén & # x201D. Cuando los Caballeros Templarios llegaron a Tierra Santa, lo adoptaron como símbolo de su orden.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Cruz de Lorena fue un símbolo de la resistencia francesa al dominio nazi. Algunos observadores con ojos de águila han afirmado haber visto la Cruz de Lorena en los logotipos de Exxon y Nabisco e incluso estampada en las galletas Oreo.


Contenido

I. Nuestra herencia oriental (1935) Editar

Este volumen cubre la historia del Cercano Oriente hasta la caída del Imperio aqueménida en el 330 a. C., y la historia de India, China y Japón hasta la década de 1930.

  1. El establecimiento de la civilización
    1. Las condiciones de la civilización
    2. Los elementos económicos de la civilización
    3. Los elementos políticos de la civilización
    4. Los elementos morales de la civilización
    5. Los elementos mentales de la civilización
    6. Los comienzos prehistóricos de la civilización
      "Los moldeadores de los mitos del mundo fueron maridos fracasados, porque estaban de acuerdo en que la mujer era la fuente de todos los males". (página 70)
    1. Los fundamentos de la India
    2. De Alejandro a Aurangzeb
    3. La vida de la gente
    4. El paraíso de los dioses
    5. La vida de la mente
    6. La literatura de la India
    7. Un epílogo cristiano
      Sobre la caída de la India ante los Moguls: "La amarga lección que se puede extraer de esta tragedia es que la vigilancia eterna es el precio de la civilización. Una nación debe amar la paz, pero mantener la pólvora seca". (página 463)
    1. La era de los filósofos
    2. La era de los poetas
    3. La era de los artistas
    4. El pueblo y el estado
    5. Revolución y Renovación
      Sobre China en 1935: "Ninguna victoria de las armas, o la tiranía de las finanzas extranjeras, puede reprimir durante mucho tiempo a una nación tan rica en recursos y vitalidad. El invasor perderá fondos o paciencia antes de que los lomos de China pierdan virilidad dentro de un siglo. absorbió y civilizó a sus conquistadores, y habrá aprendido toda la técnica de lo que transitoriamente lleva el nombre de la industria moderna, las carreteras y las comunicaciones le darán unidad, economía y ahorro le darán fondos, y un gobierno fuerte le dará orden y paz ". (página 823)
    1. Los creadores de Japón
    2. Los fundamentos políticos y morales
    3. La mente y el arte del antiguo Japón
    4. El nuevo japón
      Sobre Japón en 1935: "Según todos los precedentes históricos, el próximo acto será la guerra".

    II. La vida de Grecia (1939) Editar

    Este volumen cubre la Antigua Grecia y el Cercano Oriente helenístico hasta la conquista romana.

    1. Preludio del Egeo: 3500-1000 a. C.
    2. Antes de Agamenón
    3. La era heroica
      y el experimento democrático
  2. Trabajo y riqueza en Atenas
  3. La moral y los modales de los atenienses
  4. El arte de la Grecia de Pericles
  5. El avance del aprendizaje
  6. El conflicto de la filosofía y la religión
  7. La literatura del Siglo de Oro
  8. El suicidio de Grecia
    "Tan sorprendente como cualquier otra cosa en esta civilización es el hecho de que fue brillante sin la ayuda o el estímulo de las mujeres". (pág.305)
    1. Grecia y Macedonia
    2. Helenismo y Oriente y Occidente
    3. Libros
    4. El arte de la dispersión
    5. El clímax de la ciencia griega
    6. La rendición de la filosofía
    7. La venida de roma
      "Hemos tratado de mostrar que la causa esencial de la conquista romana de Grecia fue la desintegración de la civilización griega desde dentro. Ninguna gran nación es conquistada hasta que se destruye a sí misma". (pág.659)

    III. César y cristo (1944) Editar

    El volumen cubre la historia de Roma y del cristianismo hasta la época de Constantino el Grande.

    1. La lucha por la democracia: 508-264 a. C. Contra Roma: 264 a. C.-202 a. C. Roma: 508-202 a. C.
    2. La conquista griega: 201 a. C.-146 a. C.
      "La nueva generación, habiendo heredado el dominio mundial, no tuvo tiempo ni ganas de defenderla, esa disposición a la guerra que había caracterizado al terrateniente romano desapareció ahora que la propiedad se concentraba en unas pocas familias y un proletariado sin participación en el país llenaba los barrios marginales de Roma." (pág.90)
    1. La revuelta agraria: 145–78 a. C.
    2. La reacción oligárquica: 77-60 a. C. Bajo la revolución: 145-30 a. C.: 100-44 a. C.: 44-30 a. C.
      "Los niños eran ahora lujos que sólo los pobres podían permitirse". (pág.134)
      Destreza: 30 a. C.-14 d. C.
    1. La Edad de Oro: 30 a.C.-18 d.C.
    2. El otro lado de la monarquía: 14-96 d. C.
    3. La Edad de Plata: 14–96 d. C.
    4. Roma en acción: 14-96 d.C.
    5. Roma y su arte: 30 a. C.-96 d. C. Roma: 30 a. C.-96 d. C.: 146 a. C.-192 d. C.
    6. Los reyes filósofos: 96–180 d. C.
    7. Vida y pensamiento en el siglo II: 96-192 d. C.
      "Si Roma no hubiera engullido a tantos hombres de sangre alienígena en tan poco tiempo, si hubiera pasado a todos estos recién llegados por sus escuelas en lugar de sus barrios marginales, si los hubiera tratado como hombres con cien excelencias potenciales, si de vez en cuando los hubiera tratado. cerró sus puertas para permitir que la asimilación alcanzara a la infiltración, podría haber ganado una nueva vitalidad racial y literaria de la infusión, y podría haber seguido siendo una Roma romana, la voz y ciudadela de Occidente ". (pág.366)
      : 4 a. C.-30 d. C.
    1. Los apóstoles: 30-95 d.C.
    2. El crecimiento de la iglesia: 96-305 d. C.
    3. El colapso del Imperio: 193-305 d. C.
    4. El triunfo del cristianismo: 306–325 d. C.

    IV. La era de la fe (1950) Editar

    Este volumen cubre la Edad Media tanto en Europa como en el Cercano Oriente, desde la época de Constantino I hasta la de Dante Alighieri.

    1. El cenit bizantino: 325–565 d. C.
        : 332-63
    2. El triunfo de los bárbaros: 325–476
    3. El progreso del cristianismo: 364–451
    4. Europa toma forma: 325–529: 527-65 Civilización: 337–565
    5. Los persas: 224–641
      "Históricamente, la conquista destruyó la forma exterior de lo que ya había decaído interiormente; limpió con lamentable brutalidad y minuciosidad un sistema de vida que, con todos sus dones de orden, cultura y ley, se había desgastado hasta la debilidad senil y había perdió los poderes de regeneración y crecimiento ". (pág.43)
      1. : 569–632
      2. El Koran
      3. La espada del Islam: 632–1058
      4. La escena islámica: 632-1058
      5. Pensamiento y arte en el Islam oriental: 632–1058
      6. Islam occidental: 641–1086
      7. La grandeza y la decadencia del Islam: 1058-1258
        "Los musulmanes parecen haber sido mejores caballeros que sus pares cristianos; mantuvieron su palabra con más frecuencia, mostraron más misericordia a los derrotados y rara vez fueron culpables de la brutalidad que marcó la captura cristiana de Jerusalén en 1099". (pág.341)
      1. El Talmud: 135–500
      2. Los judíos medievales: 500-1300
      3. La mente y el corazón del judío: 500-1300
      1. El mundo bizantino: 566–1095
      2. La decadencia de Occidente: 566–1066
      3. El ascenso del norte: 566–1066
      4. Cristianismo en conflicto: 529–1085 y Caballería: 600–1200
        "Las creencias hacen historia, especialmente cuando están equivocadas, es por los errores que los hombres han muerto más noblemente". (pág.458)
      1. Las cruzadas: 1095-1291
      2. La revolución económica: 1066-1300
      3. La recuperación de Europa: 1095-1300
      4. Italia anterior al Renacimiento: 1057-1308
      5. La Iglesia Católica Romana: 1095–1294
      6. La Inquisición Temprana: 1000-1300 y Frailes: 1095-1300
      7. La moral y los modales de la cristiandad: 700-1300
      8. La resurrección de las artes: 1095-1300
      9. La floración gótica: 1095-1300: 326-1300
      10. La transmisión del conocimiento: 1000-1300: 1079-1142
      11. La aventura de la razón: 1120-1308
      12. Ciencia cristiana: 1095-1300
      13. La era del romance: 1100-1300: 1265-1321
        "En general, la imagen que formamos de la Iglesia latina medieval es la de una organización compleja que hace todo lo posible, a pesar de las debilidades humanas de sus seguidores y líderes, para establecer un orden moral y social, y para difundir una fe edificante y consoladora, en medio de los escombros de una vieja civilización y las pasiones de una sociedad adolescente ". (pág.818)

      V. El Renacimiento (1953) Editar

      Este volumen cubre la historia de Italia desde el 1300 hasta mediados del siglo XVI, y se centra en el Renacimiento italiano.

      1. Preludio: 1300–77
        1. La era de Petrarca y Boccaccio: 1304–75: 1309–77
          "Los comerciantes venecianos invadieron todos los mercados desde Jerusalén hasta Amberes, comerciaron imparcialmente con cristianos y mahometanos, y las excomuniones papales cayeron sobre ellos con toda la fuerza del rocío sobre la tierra". (pág.39)
        1. El ascenso de los Medici: 1378-1464
        2. La Edad de Oro: 1464-1492 y la República: 1492-1534
          Pero se necesitó más que un resurgimiento de la antigüedad para hacer el Renacimiento. Y, en primer lugar, se necesitó dinero, dinero burgués maloliente: de cuidadosos cálculos, inversiones y préstamos, de intereses y dividendos acumulados hasta que los excedentes pudieran salvarse de los placeres de la vida. la carne, de la compra de senados, signatarios y amantes, para pagar a Miguel Ángel o Tiziano para transmutar la riqueza en belleza y perfumar una fortuna con el aliento del arte. El dinero es la raíz de toda civilización ". (págs. 67-68)
        1. La crisis en la Iglesia: 1378-1521
        2. El Renacimiento captura Roma: 1447–92: 1503–13: 1513–21
        1. La revuelta intelectual
        2. La liberación moral
        3. El colapso político: 1494-1534
          "The historian acquainted with the pervasive pertinacity of nonsense reconciles himself to a glorious future for superstition he does not expect perfect states to arise out of imperfect men he perceives that only a small proportion of any generation can be so freed from economic harassments as to have leisure and energy to think their own thoughts instead of those of their forebears or their environment and he learns to rejoice if he can find in each period a few men and women who have lifted themselves, by the bootstraps of their brains, or by some boon of birth or circumstance, out of superstition, occultism, and credulity to an informed and friendly intelligence conscious of its infinite ignorance." (p. 525)
        1. Sunset in Venice
        2. The Waning of The Renaissance

        VI. The Reformation (1957) Edit

        This volume covers the history of Europe outside of Italy from around 1300 to 1564, focusing on the Protestant Reformation.

        1. From John Wyclif to Martin Luther: 1300–1517
          1. The Roman Catholic Church: 1300–1517 , Wyclif, Chaucer, and the Great Revolt: 1308–1400 Besieged: 1300–1461 Phoenix: 1453–1515
          2. England in the Fifteenth Century: 1399–1509
          3. Episode in Burgundy: 1363–1515 : 1300–1460
          4. The Western Slavs: 1300–1516
          5. The Ottoman Tide: 1300–1516 Inaugurates the Commercial Revolution: 1300–1517 : 1300–1517
          6. The Growth of Knowledge: 1300–1517
          7. The Conquest of the Sea: 1492–1517 the Forerunner: 1469–1517
          8. Germany on the Eve of Luther: 1453–1517
            : The Reformation in Germany: 1517–24
        2. The Social Revolution: 1522–36 : The Reformation in Switzerland: 1477–1531
        3. Luther and Erasmus: 1517–36
        4. The Faiths at War: 1525–60 : 1509–64 and the Reformation in France: 1515–59 and Cardinal Wolsey: 1509–29
        5. Henry VIII and Thomas More: 1529–35
        6. Henry VIII and the Monasteries: 1535–47 and Mary Tudor: 1547–58
        7. From Robert Bruce to John Knox: 1300–1561
        8. The Migrations of Reform: 1517–60
          1. The Unification of Russia: 1300–1584
          2. The Genius of Islam: 1258–1520 : 1520–66
          3. The Jews: 1300–1564
          1. The Life of the People
          2. Music: 1300–1564
          3. Literature in the Age of Rabelais
          4. Art in the Age of Holbein
          5. Science in the Age of Copernicus
            "People then, as now, were judged more by their manners than by their morals the world forgave more readily the sins that were committed with the least vulgarity and the greatest grace. Here, as in everything but artillery and theology, Italy led the way." (p. 766)
          1. The Church and Reform
          2. The Popes and the Council

          VII. The Age of Reason Begins (1961) Edit

          This volume covers the history of Europe and the Near East from 1559 to 1648.

          1. The English Ecstasy: 1558–1648
              : 1558–1603
          2. Merrie England: 1558–1625
          3. On the Slopes of Parnassus: 1558–1603 : 1564–1616 : 1542–87 : 1567–1625
          4. The Summons to Reason: 1558–1649 : 1625–49
            "Witches were burned, and Jesuits were taken down from the scaffold to be cut to pieces alive. The milk of human kindness flowed sluggishly in the days of Good Queen Bess." (pág.54)
            1. Alma Mater Italia: 1564–1648
            2. Grandeur and Decadence of Spain: 1556–1665
            3. The Golden Age of Spanish Literature: 1556–1665
            4. The Golden Age of Spanish Art: 1556–1682
            5. The Duel for France: 1559–74 : 1553–1610 : 1585–1642
            6. France Beneath the Wars: 1559–1643 : 1558–1648
            7. From Rubens to Rembrandt: 1555–1660
            8. The Rise of the North: 1559–1648
            9. The Islamic Challenge: 1566–1648
            10. Imperial Armageddon: 1564–1648
              "As long as he fears or remembers insecurity, man is a competitive animal. Groups, classes, nations, and races similarly insecure compete as covetously as their constituent individuals, and more violently, as knowing less law and having less protection Nature calls all living things to the fray." (p. 333)
            1. Science in the Age of Galileo: 1558–1648
            2. Philosophy Reborn: 1564–1648
              "Is Christianity dying? . If this is so, it is the basic event of modern times, for the soul of a civilization is its religion, and it dies with its faith." (p. 613)

            VIII. The Age of Louis XIV (1963) Edit

            This volume covers the period of Louis XIV of France in Europe and the Near East.

            1. The French Zenith: 1643–1715
              1. The Sun Rises: 1643–84
              2. The Crucible of Faith: 1643–1715
              3. The King and the Arts: 1643–1715 : 1622–73
              4. The Classic Zenith in French Literature: 1643–1715
              5. Tragedy in the Netherlands: 1649–1715
                "It was an age of strict manners and loose morals." (pág.27)
                "Like the others, he came from the middle class the aristocracy is too interested in the art of life to spare time for the life of art." (p. 144)
                : 1649–60 : 1608–74 : 1660–85 : 1685–1714
            2. From Dryden to Swift: 1660–1714
              1. The Struggle for the Baltic: 1648–1721 : 1698–1725
              2. The Changing Empire: 1648–1715
              3. The Fallow South: 1648–1715
              4. The Jewish Enclaves: 1564–1715
              1. From Superstition to Scholarship: 1648–1715
              2. The Scientific Quest: 1648–1715 : 1642–1727
              3. English Philosophy: 1648–1715
              4. Faith and Reason in France: 1648–1715 : 1632–77 : 1646–1716
              1. The Sun Sets
                "For in modern states the men who can manage men manage the men who can manage only things and the men who can manage money manage all." (p. 720)

              IX. The Age of Voltaire (1965) Editar

              This volume covers the period of the Age of Enlightenment, as exemplified by Voltaire, focusing on the period between 1715 and 1756 in France, Britain, and Germany.

              1. France: The Regency
              2. England: 1714–56
                1. La gente
                2. The Rulers and Philosophy and the Stage and Music
                1. The People and the State
                2. Morals and Manners
                3. The Worship of Beauty
                4. The Play of the Mind in France
                  "Women, when on display, dressed as in our wondering youth, when the female structure was a breathless mystery costly to behold." (p. 75)
                1. The Germany of Bach and Maria Theresa
                2. Switzerland and Voltaire
                1. The Scholars
                2. The Scientific Advance
                  "It was no small adjustment that the human mind had to make after discovering that man was not the center of the universe but an atom and moment in the baffling immensities of space and time." (p. 585)

                X. Rousseau and Revolution (1967) Edit

                This volume centers on Jean-Jacques Rousseau and his times. It received the Pulitzer Prize for General Nonfiction in 1968. [2]

                1. Preludio
                  1. Rousseau Wanderer: 1712–56 : 1756–63
                  1. The Life of the State
                  2. The Art of Life Patriarch: 1758–78
                  3. Rousseau Romantic: 1756–62
                  4. Rousseau Philosopher
                  5. Rousseau Outcast: 1762–67
                  1. Italia Felix: 1715–59
                  2. Portugal and Pombal: 1706–82 : 1700–88
                  3. Vale, Italia: 1760–89
                  4. The Enlightenment in Austria: 1756–90
                  5. Music Reformed
                    "Lovers under a window plucked at a guitar or mandolin and a maiden’s heart." (p. 220)
                  1. Islam: 1715–96
                  2. Russian Interlude: 1725–62 : 1762–96
                  3. The Rape of Poland: 1715–95
                    "But limitation is the essence of liberty, for as soon as liberty is complete it dies in anarchy." (p. 472)
                    Germany: 1756–86 : 1724–1804
                2. Roads to Weimar: 1733–87 in Flower: 1775–1805 Nestor: 1805–32
                3. The Jews: 1715–89
                4. From Geneva to Stockholm
                  "He concluded that history is an excellent teacher with few pupils." (p. 529)
                  "As everywhere, the majority of abilities was contained in a minority of men, and led to a concentration of wealth." (p. 643)
                  1. The Final Glory: 1774–83
                  2. Death and the Philosophers: 1774–1807
                  3. On the Eve: 1774–89
                  4. The Anatomy of Revolution: 1774–89
                  5. The Political Debacle: 1783–89

                  XI. The Age of Napoleon (1975) Edit

                  This volume centers on Napoleon I of France and his times.

                  1. The French Revolution: 1789–99
                    1. The Background of Revolution: 1774–89 : May 4, 1789 – September 30, 1791 : October 1, 1791 – September 20, 1792 : September 21, 1792 – October 26, 1795 : November 2, 1795 – November 9, 1799
                    2. Life Under the Revolution: 1789–99
                      : November 11, 1799 – May 18, 1804
                  2. The New Empire: 1804–07
                  3. The Mortal Realm: 1807–11 Himself
                  4. Napoleonic France: 1800–1815
                  5. Napoleon and the Arts
                  6. Literature versus Napoleon
                  7. Science and Philosophy under Napoleon
                    "It was a typical Napoleonic campaign: swift, victorious, and futile." (p. 228)
                    1. England at Work
                    2. English Life
                    3. The Arts in England
                    4. Science in England
                    5. English Philosophy
                    6. Literature in Transition : 1770–1850
                    7. The Rebel Poets: 1788–1824
                    8. England's Neighbors: 1789–1815 , Nelson, and Napoleon: 1789–1812
                    1. To Moscow: 1811–12
                    2. To Elba: 1813–14
                    3. To Waterloo: 1814–15
                    4. To St. Helena
                    5. To the End
                    6. Afterward: 1815–40

                    Durant said his purpose in writing the series was not to create a definitive scholarly production but to make a large amount of information accessible and comprehensible to the educated public in the form of a comprehensive "composite history." Given the massive undertaking in creating 11 volumes over 50 years, errors and incompleteness were inevitable by Durant's own reckoning but he claimed that no other historical survey matches, let alone exceeds, the breadth and depth of his project.

                    As Durant says in the preface to his first work, Our Oriental Heritage:

                    I wish to tell as much as I can, in as little space as I can, of the contributions that genius and labor have made to the cultural heritage of mankind – to chronicle and contemplate, in their causes, character and effects, the advances of invention, the varieties of economic organization, the experiments in government, the aspirations of religion, the mutations of morals and manners, the masterpieces of literature, the development of science, the wisdom of philosophy, and the achievements of art. I do not need to be told how absurd this enterprise is, nor how immodest is its very conception … Nevertheless I have dreamed that despite the many errors inevitable in this undertaking, it may be of some use to those upon whom the passion for philosophy has laid the compulsion to try to see things whole, to pursue perspective, unity and understanding through history in time, as well as to seek them through science in space. … Like philosophy, such a venture [as the creation of these 11 volumes] has no rational excuse, and is at best but a brave stupidity but let us hope that, like philosophy, it will always lure some rash spirits into its fatal depths.

                    One volume, Rousseau and Revolution, won the Pulitzer Prize for General Non-Fiction in 1968. All eleven volumes were Book-of-the-Month Club selections and best-sellers with total sales of more than two million copies in nine languages. [4]


                    Author's Response

                    I am extremely happy with the review by Leslie Price. He seems to agree with many of my observations and to approve of my attempt at integrating the story of the Dutch slave trade into the wider framework of the Atlantic slave trade and of the early modern Atlantic in general. Right away, I would like to admit to a mistake regarding the demographic effects of the Thirty Years War. Price pointed out that the population of Central Europe could not have been reduced to only one third of its pre-1618 size. Mea culpa. I misread a sentence in an article saying that this war reduced the population of Central Europe por (and not para) one third in general, albeit that in some areas the loss was certainly more than 50 per cent. However, this mistake leaves my argument that a reduction in the population density did not bring slavery back to Europe unaffected. Even when the decline in population was about a third, certain areas quickly needed substantial numbers of mobile, landless labourers in order to make them economically viable again. In spite of this, the ruling elite in Germany never considered forcing people into slavery after 1648, even when they possessed the physical means to do so. Similarly, the dramatic demographic decline of the American Indians resulted in severe labour shortages in the tropical colonies in the New World, but not in the subsequent re-institution of slavery in the various European mother countries, in spite of the fact that only slavery could have produced the number of European emigrants needed to develop the labour-intensive plantations. Indeed, some European powers exiled their political and religious minorities, as well as prisoners, to their colonies and forced them to work as field hands but only slavery would have made it possible to send a regular and sufficient number of labourers across the Atlantic. Only hereditary slavery would result in a permanent servile labour force as the children of slaves could also be employed as slaves, while the sons and daughters of exiled minorities and prisoners could not (1 ).

                    A more important issue raised by the reviewer pertains to the question as to whether racism was the basis of the Dutch participation in the slave trade, or whether it came into existence later. In my book I point out that the Europeans were racists long before they became involved in the Atlantic slave trade. In southern Europe, the Spanish and the Portuguese enslaved their Moslem enemies and also purchased black slaves from Africa, but they did not enslave their domestic opponents, such as the Jewish minority, or their European enemies, such as the Dutch and the English. Later, the Dutch, French, and English used the same double standards as the Iberians. Leslie Price, on the other hand, feels that the decision of the Dutch to participate in the Atlantic slave trade was not based on any pre-existing racism. He posits that the Dutch developed racism because they started trading in slaves, and suggests that the Dutch remained free of racism at home and strictly limited their racism to the overseas world. There is much to be said for the latter view. Unlike the Spanish and the Portuguese, the Dutch had no African or Arab slaves at home, and unlike the British, the Dutch did not even tolerate temporary slavery to exist in their republic in order to allow planters from the West Indies to come back to the Netherlands accompanied by their personal slaves. In the Netherlands, no Somerset case was needed to establish that slaves were free once they had set foot on Dutch soil (albeit that in actual practice very few slaves left their masters during their temporary stay in the Netherlands). Another argument in favour of the assumption that the Dutch knew no racism at home is the fact that during the sixteenth century, Dutch travellers and sailors, when confronted with slavery in the Iberian Peninsula and in the Spanish and Portuguese colonies, were appalled by it. In fact, the Dutch West India Company instituted a special committee to look at the moral implications of the slave trade once the Company was faced with the choice of participating in that trade. And last, but not least, the Dutch seemed to have been more tolerant at home than most other countries in Europe, and accommodated, rather than excluded, outsiders. That explains why the Dutch never forced their religious minorities into exile. In France, on the other hand, Huguenots and criminals were sent overseas to perform forced labour in the West Indies for lengthy periods of time, while others were condemned to long years of forced labour at the galleys in conditions much akin to slavery. The English also sent their royalist and Irish prisoners of war to their West Indian colonies as forced labourers. Of course, the Huguenots, the Irish, and the royalists were not enslaved, but even such temporary recourse to forced labour was unknown in the Netherlands. In sum, there is much to be said for Leslie Price's idea that there was a two-tiered moral consciousness among the Dutch: one set of non-racist values for use at home, and another, racist one, solely for use in the world overseas.

                    However, there are also arguments that support my case. First of all, it would be a serious mistake to assume that before the end of the eighteenth century modern ideas about the equality of the human race had taken root in the Netherlands. The much-famed tolerance in the Netherlands was not based on modern principles, but on practical considerations enabling a population that was, and remained, deeply divided on religious matters to live together. Religious minorities such as the Catholics and Jews were discriminated against and barred from public office. That the Dutch did not resort to condemning criminals and prisoners of war to perform forced labour, as happened elsewhere, might not have been based on some uniquely tolerant and anti-racist attitude, but on the simple fact that the labour market in the Netherlands was far more supply-driven than elsewhere, as a constant influx of labour migrants from the neighbouring countries provided the labour required to perform the many dirty and dangerous jobs that needed to be done in the Dutch economy at the time. Perhaps we should conclude that the Dutch were racists just like everybody else at the time, but that they had less need than other nations to show it at home (2 ).

                    Another point the reviewer made concerns the abolition of the slave trade and the emancipation of the slaves. He rightly labelled these actions as a jump into the dark that only countries such as Britain, with a dynamic economy, seemed to be able to afford. In fact, that is what I point out in my book. The question is, however, whether having a declining economy during the first half of the nineteenth century, as the Dutch did, constituted sufficient reason to keep quiet about the inhumanity of the slave trade and slavery. Are my moral standards in this case too high, as Price seems to feel, and should I have refrained from blaming the Dutch for being so reluctant even to talk about abolishing the slave trade and slavery? There is no doubt that the British government at the time had many more financial resources at its disposal than its Dutch counterpart, and that this fact weighed heavily as slave emancipation, and concomitant compensation for the slave owners, was a costly affair. However, I would like to point out that during the first half of the nineteenth century the Dutch seemed to have had sufficient funds to wage an expensive colonial war in Java as well as a prolonged military campaign against the secession of Belgium, and that only decades later the Dutch political elite made sufficient public money available to end colonial slavery and pay compensation to the slave owners. In addition, it has always been argued that the smaller countries of Europe, such as the Netherlands, were more democratic, more progressive, and more innovative than the larger countries where the established interests of the court, church, and nobility were usually much more opposed to change. The Dutch are rightly proud of their early modernity based on a long republican tradition, the absence of nobility, a virtually uncensored publishing industry, the wide circulation of newspapers, a comparatively generous welfare system, and religious pluriformity. In my book I simply noticed that this rose-coloured picture is badly marred by the fact that all these supposed advantages had no practical effect when it came to abolishing the slave trade and slavery, and that the Dutch did not even manage to organize a sizeable abolition movement. If that is not a moral shortcoming, what is? (3 )

                    As was to be expected, Leslie Price's main criticism is aimed at my last chapter, in which I discuss the hotly-debated heritage of the Dutch participation in the slave trade and of colonial slavery. I agree with most of what he writes. Price is absolutely right in pointing out that the present generation cannot be held responsible for what previous generations have done. Why then, he asks, do I bother to add a separate chapter arguing that Dutch feelings of guilt about their country's involvement in the slave trade, and the acceptance of slavery, are an a-historical projection of present-day moral attitudes into the past. Such projections frequently occur in public debates in the Netherlands, and that is why I felt the need to address these issues. These a-historical interpretations usually come into play when the German occupation of the Netherlands during the years 1940–1945 is discussed, or the slave trade, slavery, and the conquest and the decolonization of the Dutch East Indies. Are there no similarly sensitive areas in the history of Great Britain? Is the general public there really more interested in a purely scholarly approach? When that is the case, our reviewer, and other historians in the UK, should count their blessings. That professional historians attempt to write history without shame, pride, and other moral emotions is unfortunately not always accepted in the public debate on the Continent, and professional historians have to react to this, whether they like it or not. In Germany, for instance, the history of the national-socialist regime (1933–1945) stubbornly refuses to become a purely scholarly topic, in spite of the fact that the present generation Germans and Austrians were born after its demise. In France, matters seem even worse, as the French Parliament passed in quick succession three laws making it possible to prosecute anyone who does not consider the holocaust, the persecution of the Armenians in Turkey during and after World War I, and the Atlantic slave trade as crimes against humanity. After a right-wing majority had replaced a left-wing one, a fourth law was passed, suggesting that in the public education system of the country more attention should be paid to the positive side of French colonialism. No wonder that a committee of French professional historians is asking their Parliament to refrain from prescribing the way in which history should be interpreted. The committee was set up after a young French historian, Olivier Pétré-Grenouilleau, had published an award-winning study comparing the Atlantic, internal African, and Arab slave trades, and was subsequently accused of being racist and charged at a Paris court with denying the uniqueness of the Atlantic slave trade as stipulated in French law (4 ). In the Netherlands, professional historians of the slave trade and of slavery are also faced with the vicissitudes of a stereotyped public debate, but the case of France shows that it could be a lot worse.


                    Mientras te tengamos.

                    . Boston Review is a magazine of ideas. For decades we have provided a forum for public philosophy, bringing fresh and urgent arguments from leading thinkers to a wide audience. The essays we publish engage the leading issues of the day, challenging contemporary thought, pushing normative boundaries, and foregrounding new perspectives. Above all, Boston Review is motivated by reasoned conversation driven by human curiosity. Animated by hope and committed to equality, we pride ourselves on exploring difficult questions and subjecting it all to the scrutiny of a diverse readership. To continue to foster this open and free space for the discussion of ideas, we need your support. Please consider making a tax-deductible contribution and join us in providing a free forum to debate, discuss, and learn.


                    History and Politics

                    Other areas of American and World History can be found in a General History section, as well as through the Historyguy site map , listing the entirety of the Historyguy.com websites’ content. As new pages are created and or major edits are done to existing pages, those changes will be chronicled on the New Articles and Content Page . Also featured: specialty history and biography sections, and pop culture history, such as our popular history of comic books and superheroes site.

                    Historyguy.com contains significant content on matters about military history, but also delves into political history and current events. Recent wars in the Middle East, specifically the wars in Syria, Iraq, and Yemen, are all connected through the complex and violent history of that region. Connecting recent events and recent wars together and with the historical forces that lead to the present is part of the goal of this website.

                    Other Historyguy.com Related Resources:

                    Something new and historical: Want to learn how to drive a tank? Check out these tank driving experiences.

                    Essayforge.com – free history essay writing tips for college students.

                    History paper writing tutorials can be found at dao5conference.com – an online academic resource.

                    Studying history you may need help in writing. So you can contact pay Write My Paper Hub to have essays written for you.

                    Mypaperwriter.com is the best service for your history research papers.

                    Write My Essay Today provide the highest quality of paper writing.

                    Need help with your assignment? CopyCrafter hires assignment experts that always deliver.


                    Ancillary Material

                    U.S. Historycovers the breadth of the chronological history of the United States and also provides the necessary depth to ensure the course is manageable for instructors and students alike. U.S. History is designed to meet the scope and sequence requirements of most courses. The authors introduce key forces and major developments that together form the American experience, with particular attention paid to considering issues of race, class, and gender. The text provides a balanced approach to U.S. history, considering the people, events, and ideas that have shaped the United States from both the top down (politics, economics, diplomacy) and bottom up (eyewitness accounts, lived experience).

                    OpenStax College has compiled many resources for faculty and students, from faculty-only content to interactive homework and study guides.


                    Ver el vídeo: HISTORIA del IMPERIO NEERLANDÉS en 13 minutos